Compartir
Steven+Spielberg+Harvey+Weinstein+Hollywood+Srg-SbZkqxnl
Steven Spielberg después de la última ceremonia de los Óscar.

El tiempo quiso que el productor Harvey Weinstein y el director Steven Spielberg vuelvan a competir en un Óscar con posibilidad que se selle una revancha favorable al creador de ET.
En esta oportunidad ambos representan dos películas: El lado bueno de las cosas (Silver linings playbook) y Lincoln, que tienen las mayores posibilidades de triunfar en la noche del 24 de febrero, como sucedió el 21 de marzo de 1999.
En aquella noche Weinstein se impuso a Spielberg con la película Shakeaspeare Enamorado, filme que cuenta la historia de amor del escritor británico con una miembro de la corte de la reina, mientras escribía Romeo y Julieta, uno de los clásicos de la literatura romántica. Esta cinta no era la favorita de la crítica, sino la propuesta de Steven Spielberg, Salvando al soldado Ryan, que está incluida en las 100 mejores películas de la historia del cine norteamericano.
La victoria en su momento causó alegría, sorpresa, pero luego escándalo y finalmente marcó el inicio de la leyenda Weinstein, el hombre responsable de las campañas, o lobbies, para conseguir que sus películas sean consideradas, y en el mejor de los casos, ganadoras del Óscar.

EL LOBBY
Aquella noche, la victoria era para Steven Spielberg, pero qué sucedió. Según la periodista norteamericana Niki Finke (su investigación periodística data de ese año) Miramax, la empresa que fundó Harvey junto a su hermano Bob, predecesora de Weinstein Company, y que produjo Shakeaspeare Enamorado, pagó casi 5 millones de dólares a sus publicistas para que promocionaran esta película entre los miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Los voceros de Miramax descartaron compra de votos, pero sí afirmaron que cifraron sus esfuerzos en promocionar sus películas nominadas como La vida es bella de Roberto Begnini.
La reportera destaca en su informe que se realizaron cenas, una por ejemplo con Begnini que contó con la presencia de Kirk Douglas, Elizabeth Taylor y Jack Lemmon a quienes se consideraba por ese año como miembros influyentes en la Academia.
En su reporte también señala que después de las nominaciones se organizó una cena donde asistió la gente de Miramax, de la película y miembros de la Academia como Sidney Lummet y el guionista David Newman. Todo parece una coincidencia, pero parece que la campaña de los Óscar se asemeja a una política porque hay muchos intereses en juego porque no solo se eleva la rentabilidad de la película sino también del actor.
La campaña no se habria centrado en la publicidad sino también en adjetivos contra la película rival, o sea Salvando al soldado Ryan, aunque en su momento Harvey Weinstein lo desmintió porque su padre participó en la Segunda Guerra Mundial.
Lo cierto es que al escuchar a la ganadora de la noche, muchos se sorprendieron y repararon que la campaña habia funcionado. Además no solo consideraron una injusticia la derrota de Spielberg, sino también de Tom Hanks quien competía en la categoría a mejor actor, pero perdió ante el italiano Roberto Begnini por La vida es bella.

EL DISCURSO DE WEINSTEIN
Esta leyenda vovería a cobrar fuerza el 2011 cuando ganó El discurso del Rey. La favorita de los Óscar era en ese año La Red Social de David Fincher. Ganó todos los premios de la crítica, Globos de Oro y otros, pero no se llevó el premio mayor. Ya se veía venir esta decisión, porque detrás del Discurso del Rey estaba Weinstein quien aparentemente logró que se llevara el trofeo a mejor película.
Iba a suceder lo mismo con El Lector en el 2009. Se dice que detrás de las denuncias de explotación a menores en la India en la película Quién quiere ser millonario de Danny Boyle estaba Weinstein, pero la estrategia no resultó, la cinta india ganó esa noche. El lector se llevó el premio a mejor actriz con Kate Winslet quien ha tenido también la suerte de tener el respaldo de este productor, así como Penelope Cruz que ese año se llevó el premio a actriz de reparto por Vicky, Barcelona, Cristina de Woody Allen. Ambas fueron promocionadas por Weinstein.
Michael Hazanavicuis también le debe su triunfo por El Artista a Harvey. Incluso señaló en una entrevista al País de España que era mejor tener a Harvey de amigo que de enemigo.
Es probable que le lobby vuelva con fuerza este año. La película con más posibilidades ganarle a Steven Spielber es El lado bueno de las cosas distribuida por la compañía de Harvey. Consiguió ocho nominaciones y en las categorías principales. Tiene un Óscar asegurado con la actuación de Jennifer Lawrence y en el resto podría dar la sorpresa o que Weinstein obligue a darla.

LA REVANCHA
La compañía ha logrado casi 16 nominaciones con las películas que apoyó en el 2012, como Django desencadenado (Quentin Tarantino fue descubierto por este productor), pero a lo largo de su trayectoria obtuvo más de 300 candidaturas al Óscar y aproximadamente 70 premios que los consiguió indirectamente por invertir en la película adecuada. Y solo este año 15 nominaciones gracias a El lado bueno de las cosas, Django desencadenado y The Master.
La pregunta es si este año dejará que Spielberg gane esta noche o consiga la maravilla que una comedia se alce con el premio gordo.
¿Usted qué cree?

PELÍCULAS QUE DISTRIBUYÓ O PRODUJO LA COMPAÑIA WEINSTEIN COMPANY

Django desencadenado
El lado bueno de las cosas
The master
La dama de hierro
Mi semana con Marilyn
Amigos (Francia)
El artista
El discurso del re
El lector
Nine
Bastardos sin gloria
Vicky, Barcelona, Cristina

Compartir
Artículo anteriorÓSCAR 2013: La pequeña Wallis y su temor al cerdo
Artículo siguiente“El guasón” jugaba ajedrez
Periodista con más de 10 años de experiencia en Arequipa, Perú. Amante del cine, series nivel intermedio, libros y música nivel básico. Todos estos campos merecen una buena presencia en la web. No me obsesiona que la gente vea buen cine o televisión, sino que sepa apreciarlo y aprender de él.

Dejar una respuesta