Compartir

narcos 2

Netflix hizo una buena apuesta con Narcos, serie que gira sobre la historia del narcotraficante colombiano, Pablo Escobar, y los reiterados intentos de la DEA por capturarlo.

La nueva serie arranca desde los inicios de Escobar en el narcotráfico, pasa por las estrategias que implementó para convertir su imperio, sus intentos por llegar a la política y termina con la fuga de la cárcel que construyó para cumplir una sentencia del Poder Judicial colombiano. Además que la historia se matiza con las operaciones que orquestaron la DEA, CIA y fuerzas policiales de Colombia para atrapar al narco.

La narración transcurre como un documental donde el agente de la DEA Murphy va contando, desde el punto de vista de la DEA, cómo es que se desarrolló la historia de Escobar en Colombia.

La serie adopta el estilo de Martin Scorsese empleado en la mayoría de sus películas, como Uno de los nuestros o El Lobo de Wall Street, donde el protagonista va narrando su historia en primera persona, mientras se va describiendo lo más relevante de su vida.

Pero a diferencia de Scorsese, que ve a sus personajes con alta dosis de violencia, pero cuyas acciones, a veces, causan risas, en Narcos la violencia imprimida por los personajes es controlada y no generan empatía, sino sorpresa, incredulidad, porque a veces resulta increíble que todo eso haya pasado en Colombia.

Los detractores de este tipo de historia sostienen que estas series solo endiosan a los villanos, pero en Narcos terminas odiando o teniendo miedo a Pablo Escobar.

Pero al adoptar este estilo el tiempo pasa rápido y se olvida profundizar algunas historias o personajes que hubiera sido interesante verlos en una situación extrema.

A Escobar se le atribuye inteligencia, sin embargo al termino de los diez episodios, uno se pregunta si una persona con inteligencia hubiera puesto en riesgo sus negocios y su familia por el capricho de llegar al poder que otorga la política. El narcotraficante recurrió al dinero para alcanzar ese poder, y no su cerebro. Sino hasta la fecha hubiera estado vivo y no se hubiera ganado tantos enemigos, que por hartazgo lo terminaron traicionando. Escobar se equivocó mucho y perdió bastante.

EL TRABAJO DE MOURA

El trabajo de Wagner Moura, quien interpreta a Pablo Escobar, es bastante bueno, porque logra proyectar un personaje ambivalente capaz de transmitir simpatía, pero también terror.

Su único problema, que la mayoría ha reparado, es su dominio del español. El actor es brasileño, así que a veces se nota que el español no es lo suyo, sobre todo cuando está con actores colombianos que hablan en su dialecto con fluidez. No obstante este pequeño detalle no le resta a la buena presencia que proyecta el personaje en la serie.

Narcos es una serie bastante interesante, adictiva, que seguramente tendrá una legión de seguidores esperando por la segunda temporada, que se estrenará en el 2016.

Compartir
Artículo anteriorReacciones tibias para La Chica Danesa
Artículo siguienteEstreno: Ghoul
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.