Inicio Crítica Avenida Cloverfield (7.5)

Avenida Cloverfield (7.5)

2

cloverfieldok

Una joven mujer conduce por la carretera y de improviso un accidente la deja inconsciente. Cuando despierta está encerrada y atada, de la rodilla, a una cama. Aparece un varón, obeso y bastante grande, que le dice: «Te estoy salvando».

Dicen que Avenida Cloverfield vendría a convertirse en la pariente de Cloverfield, cinta de terror estrenada en el 2008, aunque no es ni secuela o precuela. No obstante esta película tiene puntos en común con la cinta de hace ocho años.

La protagonista Michelle tiene que enfrentar doble peligro. Primero al hombre, Howard, que la tiene encerrada y que le asegura que está en peligro; y segundo a las supuestas amenazas externas que están tomando la ciudad donde vive. Ella está secuestrada en un ambiente construido varios metros debajo de una granja para estar lejos de los supuestos ataques que asolan su localidad.

El problema es que no tiene la certeza si la persona que la quiere proteger tiene buenas intenciones o si en verdad existen esos problemas en el exterior. Lo único que tiene que hacer es guiarse por su instinto, porque el compañero que también vive en ese ambiente, poco o nada la ayuda.

Cuando hay esas dudas, la película es buena. Cuando no se sabe si su protector es buena o mala persona, el filme crece, porque ejerce bastante tensión, y por momentos, la actuación de John Goodman (Howard) nos hace creer que este personaje no tiene buenas intenciones, sino que oculta algo, y que la historia de las amenazas externas es una mentira.

LEA TAMBIÉN: El libro de la selva (7)

Aunque logra convencerla, a Michelle no le queda claro por qué la escogió a ella, y no a otra muchacha. Intenta creerle y aceptarlo con una persona bien intencionada, pero el carácter de su protector le da pistas que está ante un hombre que guarda otras intenciones y que solo está aprovechando un momento para repetir una vieja historia.

La mayor parte de la cinta gira sobre esa relación: sobre si creer o no a ese protector, si huir o no cuando te dicen que hay un peligro externo, sobre si oculta o no este varón que construyó un bunker debajo de su granja. Solo al final sabremos que las caretas duran poco y que en verdad, algunas veces, nuestros instintos no fallan.

El punto es que amenaza optar cuando las dos son riesgo para nuestra vida. Si ceder nuestra libertad a un supuesto protector que linda con la locura, o caminar libre con el peligro a cuestas. Y ella elige, aunque por instinto.

Bastante recomendable.

2 Comentarios

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.