Compartir

La Última Ola nos pone en el escenario apocalíptico en que la naturaleza ataca sin piedad a un grupo de pobladores que viven en una villa aparentemente tranquila. La amenaza es latente y los vecinos parecen no darse cuenta de ello, hasta, como sucede en la vida real, simplemente ocurre. No hay nada nuevo en la cinta, salvo en la forma como se cuenta la historia.

Esta película viene desde Noruega y cuenta la historia de la villa Geiranger amenazada por una avalancha de piedras que provocan un tsunami que obliga a los pobladores a protegerse en las colinas más altas, mientras que una familia dividida tendrá que afrontar esta catástrofe.

El filme no tiene nada de nuevo en cuento al planteamiento, incluso por momentos me recordó al Día Después de Mañana, donde un científico obsesivo repara en el peligro que se viene y pocos quieren darse cuenta de ello. También se recurre a la vieja fórmula de la familia unida o con problemas que termina por unirse más cuando superan el desastre.

LEA TAMBIÉN: La Última Ola (7.5)

Sin embargo la cinta se hace diferente por la forma en cómo retrata esta propuesta, sobre todo a la mitad, cuando ocurre el desastre. Es que no se recurre a grandes efectos visuales para describir una catástrofe de magnitudes inimaginables, increíbles e inverosímiles, ni se exagera, ni es una sucesiva cadena de olas que destrozan un pueblo, sino que se cuenta tal cual cómo sucedería y como la ciencia lo pronosticaría. Se ve tan real que son minutos bastante tensos que difícilmente puedes perder la atención.

Luego se vuelve a lo mismo. El filme es bastante sencillo, corto y directo, pero con un final un poco ilógico. Se cae en lo inverosímil al darle romanticismo y drama al epílogo de la historia, sin embargo uno puede reparar fácilmente  que algo no está funcionando.

No obstante la recomendamos.

Compartir
Artículo anteriorEl beso de “Theon” y “Ramsay”
Artículo siguienteJUEVES DE CINE: El Cazador y La Última Noticia
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.