Compartir

tarzan

La Leyenda de Tarzán es una historia que no conocemos en el cine. Donde Jane tiene más interés en vivir en la selva, que el denominado rey de los monos, y Tarzán es artista del diálogo y las buenas costumbres.

Esta película cuenta la historia de un Tarzán que vive en Inglaterra con todas las comodidades posibles y sin ganas de regresar a la selva. Sin embargo debe hacerlo porque existe la amenaza de una brutal colonización que afectará a sus amigos.

El planteamiento del personaje de Tarzán es completamente distinto al que hemos visto, hasta ahora, en el cine. No es salvaje, habla bien y le gusta su vida en la Inglaterra de inicios del siglo XX. Su esposa, Jane, es quien tiene más interés en vivir en la selva que él. Aún mantiene ese salvajismo y libertad que regala la jungla. En cambio él no, porque no solo es una persona respetada en su ciudad, sino un diplomático de buenos modales y costumbres.

No parece la historia de Tarzán, sino de un superhéroe que regresa a la selva a salvar a sus amigos y pagar viejas deudas, donde se mantiene con un pantalón que le llega a sus rodillas, mostrando todos los minutos que sea posible su cuerpo fabricado.

Pero al final ya no se trata de proteger la selva, sino de salvar a su esposa, secuestrada por el villano que se une a una tribu para llevarles Tarzán, mientras ellos reciben el diamante que necesitan para iniciar su guerra de colonización.

TAMBIÉN LEA: Maligno (6)

El regreso de Tarzán solo es un retorno, un reencuentro de amigos, pero no se describe alguna relación o sentimiento con la selva, salvo un enfrentamiento con un rival, que de alguna manera tiene importancia en el desenlace de la cinta.

Y como sucede en este tipo de películas, el villano se pone bravo durante toda la historia, pero deshacerse de él es lo más fácil que puede hacer el héroe. ¿Para que maquillar la maldad, si se van a deshacerse tan fácil de ella?

Finalmente las escenas de acción no se aprecian cuando se ponen cámara lenta supuestamente para admirar la fortaleza de los rivales. Pero no queda bien. Además que abundan los flashback para contarnos el origen del personaje. ¿No hubiera sido mejor hacer una película que hable exclusivamente sobre el origen del rey de los monos? Quizás hubiera quedado mejor.

No es el Tarzán que conocemos. Más parece la historia de un hombre ajeno a los árboles y sus principales aliados: los animales.

P.D. No aparece Chita.

2 Comentarios

Dejar una respuesta