Inicio Detrás de cámaras El duro de entrenamiento del nuevo Tarzán

El duro de entrenamiento del nuevo Tarzán

1

tarzan3

El nuevo Tarzán no tiene un cuerpo de la selva, sino de gimnasio. No tiene ningún gramo de grasa y todos sus músculos están completamente marcados. Para llegar a ese nivel tuvo que pasar por un estricto entrenamiento y una dieta rigurosa.

Tarzán es interpretado por el actor, Alexander Skarsgård, y fue entrenado por Mr Magnus Lygdback, quien dio algunos detalles del entrenamiento físico y alimenticio para este papel en La Leyenda de Tarzán.

El proceso duró nueve meses. El mismo actor confesó que no solo se sometió al rigor del ejercicio, sino también que tuvo que dejar de ver a amigos y familiares.

Este trabajo se dividió en dos etapas: una para ganar peso, que se concentró más levantamiento de pesas y otra para definir el músculo que se desarrolló con ejercicios cardiovasculares y abdominales.

La rutina semanal se dividió en: primer día, piernas; segundo día, pecho; tercer día, espalda y cuarto día brazo. Hacía cuatro sesiones y empezaba con poco peso, pero con más repeticiones. A mayor peso, menos repeticiones. A veces terminaba con unas planchas o ejercicios similares, pero con poco peso. Y para finalizar la rutina, hacía ranas, lagartijas u otras con pocas sesiones, pero de 10 repeticiones.

TAMBIÉN LEA: Conoce a la ruda Jane en La Leyenda de Tarzán

Hay un anécdota al respecto. Diez antes de la filmación, el entrenador y actor se encontraron con el director. Alexander se quitó el polo para ver los avances, y hubo una preocupación en el director de la película, David Yates. Se le veía en forma, pero con un poco de grasa, pálido y no había definición de los músculos. Yates se asustó y expresó su molestia por esta presentación. Entrenador y actor tuvieron que cambiar de rutina para encontrar la forma que vimos en la película.

Al final de esta etapa, el actor terminó con más de 100 kilos. Por eso es que luego se continuó con la segunda etapa donde se priorizaron los ejercicios cardiovasculares para definir el cuerpo.

«Fue muy exigente y básicamente tuve que despedirme de mis amigos y familiares por nueve meses, pero la pasamos tan bien en el rodaje y para mi fue un sueño ser Tarzán. Soy un fan desde niño, pero con más profundidad y menos trivialidad, porque vas a ir a balancearte en ramas y trabajar con personas increíbles. Es más fácil salir de la cama», señaló el actor, Alexander Skarsgård.

LA DIETA

La dieta también fue estricta. Básicamente primaba el pollo. Una de las comidas que solía consumir es la siguiente: comía tortilla de cebolleta con palta y semillas de girasol en el desayuno: chili, limón con palta y semillas de girasol a media mañana; salmón relleno de nuez con aderezo de pasta sésamo, quinua con limón (lemon quinoa, así se lee), brócoli y col; sashimi de atún, ensalada de algas y encurtido con jenjibre, wasabi y soya y filete frito de lubina, arroz de oco, quimbombó, acelga arco iris y lentejas dhal.

La idea era que comiera aproximadamente 7 mil calorías por día. «Lo que yo comía en el día, el tenía que comerlo en una comida», aseguró el entrenador.

Hubo una ocasión en que el entrenador decidió premiar al actor y lo llevó a un restaurante para que comiera lo que quisiera. Él pidió pizza, pasta y tiramissú.

Al final cuando regresó a entrevistarse con el director de la película, el cuerpo del nuevo Tarzán gustó a toda la producción.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.