La mejor frase de Ricky Tosso: “Los feos nunca ganan”

La mejor frase de Ricky Tosso: “Los feos nunca ganan”

Ricky Tosso participó en cuatro películas. Esta semana se estrena La peor de mis bodas donde participó.

1
Compartir

Ricky Tosso ya no está entre nosotros y para aquellos que ven su legado solo en la comedia, hay que decirles que están equivocados, porque el actor dejó huella en el teatro, televisión y también cine.

Tosso de 56 años de edad participó en cuatro películas, pero tuvo un buen debut con la cinta Me muero por Muriel en el 2004 de la entonces Iguana Producciones, que por esos años marcó diferencia con telenovelas como Escándalo, La Noche y Torbellino. En este filme también trabajaron Diego Bertie, Andrea Montenegro y Salvador del Solar.

En esa cinta el actor interpretó a un detective que tenía como misión seguir a una mujer que no generaba ningún tipo de confianza a su esposo. Pero en ese seguimiento se generó una relación que terminó entre ambos soportado en un chantaje.

Pero lo mejor de este papel es que Tosso acuñó una frase que pocos pueden olvidar: “Los feos nunca ganan”. La repetía varias veces en la cinta hasta agregarle un diálogo más que profundizaba la decepción del personaje: “Los feos nunca ganan…aunque hagan trampa”.

El papel de Tosso fue destacado en su momento. Por ejemplo el crítico Ricardo Bedoya subrayó el aporte del actor en esta película. “Sin duda, la película gana con la presencia de Tosso, con su triste expresión de condenado por pasión a Muriel, y con el ambiente que lo rodea, teniendo a la canción de Los pasteles verdes como leit motiv de su impotencia. El personaje del “ojo privado” que se enamora de la mujer que vigila -¿alusión al James Stewart de Vértigo?- y termina envuelto en una trama criminal, tiene consistencia gracias al aporte de Tosso, muy bien dirigido por Cabada”.

También Federico de Cárdenas escribió una crítica para el diario La República donde destaca el personaje de Tosso. “Este personaje obeso y torpe, que juega con su fealdad y sigue enamorado de su mujer es el verdadero hallazgo de la película, pues Briones maneja el espacio en función de su físico voluminoso y es a partir de su intervención que la puesta en escena se asienta, con toques personales como el breve sobresalto de Muriel cuando cae la máscara usada para cubrir el rostro de Bernie o el enfrentamiento final entre el Oso y Muriel”.

A Tosso le fue bien, pero a la película no. Hubo problemas de coordinación con la producción, no se pulió el trabajo final y se lanzó la cinta a las salas comerciales generando malas críticas. Y lo peor es que el filme haya sido olvidado.

Pero el legado de Ricky Tosso está allí. Luego vendría Peloteros, El Beneficio de la Duda y en estos días se estrenará La peor de mis bodas. Pero nada como : “Los feos nunca ganan”. Descansa en paz Tosso.

1 Comentario

Dejar una respuesta