Inicio Noticias Carrie Fisher: Una vida que tenía poco de princesa

Carrie Fisher: Una vida que tenía poco de princesa

Carrie Fisher interpretó a la princesa Leia en la primera trilogía de Star Wars.

0

La vida de Carrie Fisher no fue fácil. Fue abandonada por su padre, luchó contra un transtorno bipolar y estuvimos a punto de perderla por culpa de las drogas. Su vida fue dura y poco épica como la de la princesa Leia.

Mala relación con su padre

debbie

Leia nació el 26 de octubre de 1956. Hija de la actriz Debbie Reynolds, a quien recordamos, hasta hoy, por Cantando bajo la lluvia, uno de los mejores musicales del cine.

Su padre, Eddie Fisher, al abandonó cuando tenía dos años. Dejó a su madre por Elizabeth Taylor. Al respecto Fisher dijo: «Básicamente huyó de la escena del accidente».

No obstante Fisher tuvo oportunidad de acercarse a su padre antes que este muriera en el 2010. «Lo miraba más en televisión que en este planeta», señaló a los periodistas.

En cambio su relación con su madre fue bastante cercana, hasta que falleció. Ambas vivían en casas que estaban juntas. «Ella fue más que una madre para mí, no mucho, pero definitivamente más», dijo la actriz en un homenaje que se le rindió a Debbie Reynolds en los premios del Sindicato de Actores (SAG) a propósito de Cantando bajo la lluvia. «Ella ha sido una estilista no solicitada, decoradora de interiores y consejera matrimonial», indicó en esa ocasión.

Las drogas

Conoció las drogas cuando tenia 13 años. Probó con marihuana y siguió probando otras. «No podía parar o quedarme quieta. Nunca fue mi fantasía tener un problema de drogas«, escribió sobre sus adicciones. «Podría decir ‘Oh fuck, no he hecho nada en un par de meses, por qué no? no celebremos haciéndolo por hacerlo’ Me metí en problemas. Me odié. Me golpee. Fue muy doloroso», confesó al actriz.

Cuando llegó a Star Wars ya tenía este problema y malogró su matrimonio con Paul Simon a quien dejó luego de un año de matrimonio.

Su transtorno bipolar

carrie-fisher1

En 1985 le diagnosticaron transtorno bipolar.  «La enfermedad se apoderó de mí cuando tenía 14 o 15 años. Mi padre también lo tenía», dijo Fisher a la revista People en 2013, agregando que ella manejó su enfermedad con medicamentos y terapia electroconvulsiva durante muchos años.

«Después de haber tenido esta enfermedad toda mi vida, la acomodé desarrollando una personalidad muy grande», dijo. «A través de los años, escribí acerca de [tener trastorno bipolar]. Me ayudó a poder hablar de mi enfermedad en abstracto, para hacerme entender. Esa es mi forma de sobrevivir, de resumirla en algo que es gracioso y no peligroso «, señaló.

Te puede interesar

Deja un comentario:

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.