debbie-reynolds

La actriz Debbie Reynolds no la pasó bien en Cantando bajo la lluvia. Su poca experiencia en el baile y canto le trajo problemas con el protagonista de la cinta, Gene Kelly.

Cantando bajo la lluvia es un musical de 1952. Cuenta la historia de un famoso actor que se enamora de una desconocida actriz de teatro, además que tiene que enfrentar el reto que supone la llegada de cine sonoro.

Se ha considerado a esta película como una de las mejores de todos los tiempos. Debbie Reynolds, madre de Carrie Fisher, participó en esta producción, pero no la pasó bien.

Grabaciones con sangre

Cuando llegó al rodaje tenía 19 años. Tenía experiencia en gimnasia, más no en baile, por eso fue agredida por Gene Kelly, quien además era director de la película.

TAMBIÉN LEA: Carrie Fisher una vida que tenía poco de princesa

Se cuenta que Fred Astaire, uno de los mejores bailarines de esa época, la encontró llorando debajo de un piano. Reynolds le contó lo sucedido y la ayudó con sus pasos de baile.

La actriz quedó lista. Pero no tan preparada para ver sus pies explotar. Para la escena con la canción «Good morning» iniciaron la grabación a las 8 de la mañana y terminaron a las 11 de la noche.

Reynolds regresó a su camerino cojeando y con los pies con sangre. Pese al esfuerzo, Kelly hizo que doblarán los pasos de baile para obtener un mejor sonido.

Luego la actriz reconocería que «Cantando bajo la lluvia y dar a luz fueron las experiencias más complicadas de su vida».

Al final el esfuerzo valió la pena. La película debutó con éxito. Aunque el Óscar solo reconoció su banda sonora, hoy es el mejor musical de todos los tiempos.

No cantaba

Otro detalle, que personalmente me llamó la atención, es que ella no canta. Se supone que su personaje tenía un linda voz que debía doblar a la actriz protagonista de la película (porque Cantando bajo la lluvia habla de una película) llamada Lina Lamont, interpretada por Jean Hagen.

Pero en la vida real sucedió lo contrario. ¡Jean Hagen dobló a Debbie Reynolds en todas las escenas de la película! Para no creerlo. Ironías de la vida.

Muerte

Debbie Reynolds murió a los 84 años, días después de la partida de su hija, Carrie Fisher. Ambas eran bastante cercanas. Al parecer la madre no soportó la partida de su heredera y se fue con ella.

mama-carrie

Una lástima que perdamos en tan poco tiempo a dos actrices que marcaron una época con sus respectivas películas.

Síguenos en Facebook

Te puede interesar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.