Compartir

la-la-land3

Una escena de La La Land con Emma Stone y Ryan Gosling

Escucha City of Stars de La La Land

La La Land no es una película para antirománticos y opositores a los musicales. La nueva cinta de Damien Chazelle es la ejecución de una historia conocida, de viejos sueños que siempre se alcanzan, pero que se refrescan con la música y la buena actuación de Emma Stone.

La segunda obra del también director de Whiplash inicia con dos personajes. Mia, una aspirante actriz que trabaja en una cafetería, pero que sueña con llegar a los escenarios y Sebastian un defensor del jazz clásico, un purista, que sueña con abrir su propio club que promueva esta música.

Ambos se encuentra en el momento correcto. Porque funcionan como estímulos para llegar a sus metas. Uno apoya al otro, pero al final, explícita e implícitamente, construyen el mismo camino.

Lo mejor está en la primera mitad


La La Land tiene un poderoso ingreso cuando va narrando el inicio del romance de Mia y Sebastian. Hay química, complicidad, pero también mucha música, y muy buena. Los temas que se van tocando, mientras se concreta la relación, son bastante pegajosos y es difícil no moverse a esos ritmos.

Los musicales están bien ejecutados. Y ayudan expresar lo que va sintiendo cada personaje. Aquí los diálogos pasan a segundo plano.

TAMBIÉN LEA: La La Land arrasa en los globos de oro

Pero cuando se va la música, se cae en la fórmula de los artistas que sufren por alcanzar sus sueños (me pregunto si solo los actores o músicos sueñan; ¿el resto no lo hace?). Aquí no hay novedad. Se deja del lado la fortaleza para contarnos una vieja historia, cuyo final ya conocemos.

Emma Stone merece pelear por el Óscar

El trabajo de Ryan Gosling, pero el de Emma Stone es mejor. Su mejor momento está en la última audición, cuando dedica una canción a los soñadores. Esa toma se parece al de Anne Hathaway en Los Miserables cuando cantó I dream a dream.

La voz de Stone es dulce, tierna, suave. Su mirada evidencia una frustración escondida. La rabia de no conseguir lo que se sueña.

La La Land es una película que ya no se ve, que recurre a elementos clásicos para narrarnos un historia de amor. Donde la música no es accesoria, sino el complemento del romance. Y gracias a las flautas y pianos entendemos, así como sentimos, mejor las emociones de sus protagonistas. Es un nuevo homenaje a los soñadores.

Síguenos en Facebook

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorLa frase de Bane que usó Donald Trump en su discurso
Artículo siguienteZoolander 2 y Batman vs. Superman lideran lo peor del cine
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.