Compartir

johnny-deep

En los últimos años la carrera de Johnny Deep ha tenido altibajos. Y su vida también. Ahora está al borde de la quiebra por un millonario juicio iniciado por la firma de abogados, The Management Group (TMG), que requiere el pago de un préstamo otorgado al actor. Además porque Deep ha caído en gastos extremadamente excesivos que han ido carcomiendo su fortuna.

Vanity Fair asegura, por ejemplo, que Deep gasta hasta dos millones de dólares al mes, para mantener su estilo de vida. Además de destinar 30 mil dólares en vinos.

También utilizó 75 millones de dólares para adquirir, remodelar y equipar propiedades, incluido un castillo en Francia, en Hollywood, Bahamas y Los Ángeles.

Gastó 18 millones de dólares para adquirir y renovar un yate de lujo, mientras que gasta 150 mil dólares al mes en seguridad para sus hijos y 300 mil dólares para pagar a 40 trabajadores. También cuenta con 45 carros de lujo que demandan mantenimiento.

TAMBIÉN LEA: La frase de Bane que usó Donald Trump

Una vida loca que está a punto de arruinarlo. Pero el actor tiene su versión. Según el diario El País, Depp demandó al bufete este enero por manejar mal sus finanzas, pedir préstamos sin su aprobación y esconder sus deudas. El actor, por su parte, les reclama 23 millones de euros. “Durante más de 17 años, The Management Group ha hecho todo lo posible para proteger al actor de sí mismo“, ha asegurado el abogado de TMG Michael Kump en un comunicado. “De hecho, cuando el banco exigió a Depp el reembolso de un préstamo multimillonario y el actor no podía pagarlo, la compañía le prestó dinero para evitar una humillante crisis financiera”, añade el comunicado.

Lo cierto es que Deep depende de sus próximas películas para salir del mal momento. Por lo pronto ya se viene una más de Piratas del Caribe con el añadido de La venganza de Salazar.


Síguenos en Facebook

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorUna nueva escena de Trainspotting 2
Artículo siguienteMaissie Williams dice que se viene un giro inesperado en Got 7
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.