Compartir

El documental, Life Animated, es uno de los nominados al Óscar de este año. Gracias Netflix pudimos apreciarlo. Habla de un joven con autismo que encontró en las películas de Disney una herramienta para comunicarse con sus padres y amigos.

Conocer al autismo

Owen es un muchacho a quien le diagnosticaron autismo a los tres años. A través de él se puede conocer los efectos que este transtorno tiene en los niños y como los condiciona el resto de sus vidas. Pero también podemos saber que son personas que intentan conectarse con el mundo “y que no son marginados” como señala Owen en una parte del documental.

Las películas de Disney

A Owen le ayudaron las películas de Disney. Gracias a estas historias logró comprender el mundo y comunicarse con sus padres y amigos. Se miró todas, e incluso imita las voces de los personajes.

Qué viva su vida

El objetivo de la familia de Owen no es que tenga un mejor estilo de vida, sino su independencia. Que viva solo en su departamento, que se enamore y que afronte su vida. Imagínense con 23 años y autismo vive lejos de sus padres. Otros en cambio se casen y siguen viviendo con sus padres.

TAMBIÉN LEA: Qué nos dejó el documental de Carrie Fisher y Debbie Reynolds

La familia


La familia fue fundamental en el desarrollo de Owen. Nunca bajaron los brazos. Investigaron y su amor por él los llevó a entablar este tipo de comunicación a través de Disney.

Owen se enamora

El protagonista se enamora. Tiene su enamorada. Pero cuando ves, te preguntas que pasará cuando terminen la relación. El documental va más allá porque se plantea como hablar de sexo con él. “Cómo hablo de eso con él, ¿con películas pornográficas de Disney?”, se ríe su hermano Walt. Y sí Owen termina con su novia, solo que con ayuda de su familia y terapeutas entienden porque la vida funciona así.

Te puede interesar

Síguenos en Facebook

Compartir
Artículo anteriorMejor guión adaptado: ¿Luz de luna corre sola?
Artículo siguienteQué películas del Óscar se ven en Netflix
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.