Compartir

Silencio de Martin Scorsese, es una adaptación del libro que lleva el mismo nombre y escrita por Shūsaku Endō. El libro se lanzó en 1966.

El proyecto cinematográfico llevó más de 23 años en espera, según confesó Scorsese. La historia toma como contexto las persecuciones a católicos en Japón, durante el siglo XVII. Pero tiene como protagonista a un trío de sacerdotes jesuitas que narran los problemas que deben enfrentar en esa nación.

La narración del libro se apoya en el testimonio del padre Sebastián Rodriguez y en relatos de marinos holandeses que anclaban en las costas japonesas para vender sus productos.

La historia que vemos en la pantalla grande es similar, salvo algunos detalles que no llegan a la adaptación de Silencio de Martin Scorsese. Aunque estas exclusiones no alteran el relato y mensaje central.

TAMBIÉN LEA: Diez diferencias de Cincuenta Sombras de Grey y el libro

Tanto el libro como de Silencio de Martin Scorsese son buenos. La cinta no pierde el conflicto al que enfrenta el padre Rodríguez forzado a renegar de su religión, aunque le pone más drama y violencia a las torturas a las que someten los cristianos en Japón. Pero también se desprende de los sentimientos de odio que tenía Rodríguez hacia Ferreira, así como su comportamiento hipócrita para agradar a las autoridades japonesas.

Aquí las principales diferencias entre el libro y la película

Rodríguez odia a Ferreira

Al final del texto se revela que el padre Rodríguez tiene sentimientos de odio hacia Ferreira por apostatar a la religión y, además, indirectamente obligarlo a renegar de Cristo. Igual que en la película ambos se dedicaban a identificar objetos cristianos.

El canalla Ferreira

El trabajo de Ferreira no solo se limitó a identificar símbolos cristianos, sino también denunciar conspiraciones. Por ejemplo, denunció que los holandeses también eran católicos y que traían en los barcos personas camufladas para ingresar a Japón. Los comerciantes holandeses lo negaron. Quien relata esta historia califica de canalla a este apostata. No se sabe su final.

Tres en busca de Ferreira


Al inicio de la historia son tres sacerdotes que van en busca del padre Ferreira. Se trata de Sebastián Rodríguez, Francisco Garpe y Juan de Santa Marta. Durante el viaje se separan de Santa Marta y Rodríguez y Garpe siguen su camino. No se sabe el final de Santa Marta.

Qué pensaba Rodríguez de Kichijiro

Si bien en la película el padre Rodríguez se ve tolerante a Kichijiro, durante el viaje expresa su desprecio, lo llama cobarde y borracho con el sake. Además que maltratado y humillado por la tripulación. Rodríguez no era tan complaciente como en la película.

La organización clandestina

Cuando llega Rodríguez y Garpe a Japón (viaje duró dos meses) y contactan con los primeros cristianos conocen una organización religiosa que mantiene los principales ritos católicos. Los japoneses llaman Jiisama a la máxima autoridad, de vida intachable, que bautiza. Luego aparece los Tossama quienes enseñan el catecismo y oraciones. Finalmente figuran los Mideshi, los aldeanos en general encargados de mantener la fe.

Te puede interesar

Síguenos en Facebook

Dejar una respuesta