Compartir

Avenida Larco es una película basada en la obra de teatro del mismo nombre con bastante éxito en Lima. El musical cuenta la historia de una banda de jóvenes que intenta abrirse paso con música en momentos en que el país se desangraba por el terrorismo de Sendero Luminoso. Para contarnos esta historia toman las canciones del rock peruano de los 80. Los temas se mantienen vigentes hasta la actualidad.

La producción de esta película es buena. Pulieron mejor las coreografías (si comparamos con Locos de amor). Hay puestas en escenas que aprovechan la fuerza de la canción como, por ejemplo, Triciclo Perú o Nostalgia provinciana de Los Mojarras. Lo mismo sucede con Las Torres de Los no se quien y no se cuantos, aunque en este caso su presencia es muy corta.

Una historia coladera


Pero el problema de Avenida Larco está en la historia. Basta floja y simple. No la desarrolla bien al plantear múltiples relatos que no contribuyen a la idea central. Su relevancia solo sirve para justificar la inclusión de algunos temas, porque al final son imprescindibles en el desarrollo de la película.

TAMBIÉN LEA: Conozcan la historia de la avenida Larco

Tampoco se aprovecha la experiencia de buenos actores como Ramón García, Liliana Trujillo, Katia Condos, Norma Martinez o Bruno Odar. Por ejemplo, García hace una buena interpretación en los minutos que lo conceden o la pelea de los personajes de Katia Condos y Javier Valdez. El problema de las películas de Tondero, principalmente aquellas que se consideran comerciales, es que desperdician este talento. Juegan solo con sus nombres. Para estos pequeños roles hubieran utilizado a otras personas. No a ellos.

Porque la diferencia entre este grupo de actores con los jóvenes es notable.

Avenida Larco no es más que una película con buena producción, pero con una historia floja. (Y no se si a los puristas del rock les gustará algunos cambios a temas escuchados en la cinta).

Pero por qué es importante esta película

calle tarata
Atentado en la calle Tarata en Lima.

Porque contiene imágenes de los crímenes cometidos por los terroristas de Sendero Luminoso en Lima en la década de los 80 y 90. El material sirve para que las actuales generaciones conozcan a este grupo terrorista, en momentos en que amenaza regresar, utilizando las reglas de la democracia para llegar al gobierno y diseminar sus creencias (porque arrepentidos no están). Jamás olvidemos que asesinó, de una manera cruel, por imponer sus ideas, sin importar su condición económica.

Sendero Luminoso mató y nunca se arrepintió. No lo olvidemos.

Y ojalá también sirva para que algunos (amparados en el anonimato de las redes sociales) diferencien entre un terrorista y un poblador con demandas justificadas. Pero que en los últimos años son igualados al nivel de Sendero Luminoso, solo porque toman las calles para reclamar al gobierno, o a un político, lo justo.

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorLa historia original de La bella y la bestia
Artículo siguienteLista completa de las canciones de Avenida Larco
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.