Compartir

La final de The Walking Dead ya se vio en los Estados Unidos, España y algunos suscriptores de cable en Latinoamérica. Y como es habitual siempre muere alguien en el epílogo. A quién le tocó. Pues si no quieres saber, no sigas leyendo esta nota.

Te lo advertimos una vez más. No sigas leyendo esta nota. (Spoiler).

Para aquellos que vimos el final de The Walking Dead que se transmitió en los Estados Unidos sabemos que partió a mejor vida Sasha. Tal como se deducía en función a los cómic, el personaje salió de la serie este domingo.

El cómic

Según la historia del cómic, Holly, personaje convertido en Sasha para la televisión, se convierte en un zombie por decisión de Negan. Hizo que la mordieran para que se convirtiera en un arma. Fue dejada con un saco en la cabeza. Cuando Denise, una de las sobrevivientes se lo quita, Holly la muerde.

La misma idea se sigue en la serie, solo que a Sasha la llevan en un ataúd y quien lo abre es Negan. Ataca, pero el villano se salva de una mordida. Fue un giro desaprovechado.

TAMBIÉN LEA: Cómo se hizo a Winslow en The Walking Dead

El escritor de la serie, Scott M. Gimple, dijo que quería ver a este personaje como un arma y no como una víctima. “Siempre se habló de Sasha no como víctima. Había querido un arma de Eugene. Quería un cuchillo. Ella no consiguió uno, así que ella se convirtió en el cuchillo“, señaló.

También habló la actriz que interpretó este personaje, Sonequa Martin-Green.  “Solo se sentía muy bien. Se sentía tan completa. Estuvo bastante poético cuando averigué como iba a pasar. Yo lo sentí como el final perfecto para mi historia, la perfecta culminación de mi vida. Sentí como todos mis caminos habían llevado a ese momento de llegar a ese lugar de completo desinterés. Se sentía perfecto”, indicó.

 

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorTWD: ¿Qué le pide Negan a Sasha?
Artículo siguienteQué se viene en la temporada ocho de The Walking Dead
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.