Compartir

Por quien doblan las campanas es una película que se estrenó, a blanco y negro, en 1943. Fue protagonizada por Gary Cooper y la actriz, Ingrid Bergman. Fue dirigida por Sam Wood y es una adaptación de la obra de Ernest Hemingway, publicada en 1940.

La película fue víctima de la censura del gobierno español de ese año. En 1942 los servicios diplomáticos españoles gestionaron con el estudio a cargo de la obra para obviar algunas escenas. Así la película se estrenó con recortes. Sesenta año después el filme fue restaurado con las escenas censuradas.

La obra filmíca toma la historia de un grupo de rebeldes, dirigido por el inglés, Robert Jordan, con el objetivo de destruir un puente durante la guerra civil española. El protagonista es Jordan, pero también María, su pareja; Pilar, una gitana con dotes para la adivinación; Pablo, el rival de Jordan, bastante voluble e impredescible. Otros como El sordo, Anselmo, Andrés, general Golz, entre otros.

Por quien doblan las campanas no es la desleal con la historia de Hemingway. Salvo pequeños detalles, se cuenta el relato como lo describió el escritor.

Combina su desarrollo con escenas que juegan con las sombras. Por ejemplo, una toma de un bar, donde conversan los planes para volar un puente, se ve en una de las paredes sus espectros. También lograda el ataque de aviones contra uno de los aliados de Jordan, minutos antes de volar el puente.

TAMBIÉN LEA: La historia original de La bella y la bestia

No obstante hay un problema en la película. Falta intensidad en las actuaciones. Hay diálogos que impactan en la obra de Hemingway que no se nota en la cinta, como la revelación del pasado de María. Las interpretaciones son bastante exageradas, salvo algunas excepciones, y en algunos casos poco creíbles.

No se trabaja en el erotismo que sutilmente desarrolla Hemingway en su obra entre Robert y María. La relación se limita a besos en la película, aunque por la época probablemente esos detalles hubieran sido censurados.

La obra de Hemingway desarrolla bastante los diálogos, que también se trasladan a la película, pero la exageración de algunos actores evita que nos creamos esa historia.

Las diferencias

Las diferencias entre el libro y la película son mínimos. Por ejemplo, cuando llega el momento de volar el puente, Robert le pide a María irse a Estados Unidos. En libro el destino elegido es Madrid.

No se toca el suicidio del padre de Robert Jordan, que se describe en el libro, aunque sutilmente. Tampoco vemos lo que significa esta guerra para ese país, faltó profundizar ese contexto.

En la escena del puente, Jordan va solo a colocar la dinamita. Sus compañeros lo observan. Se demora y el resto se desespera. Robert Jordan le grita a Anselmo que jala el explosivo para que vuele. Anselmo no se resiste como en la película, sino que cumple la orden sin problemas. El resto es reconocido: Anselmo muere.

Te puede interesar

Dejar una respuesta