Compartir

Víctima de un cáncer al esófago falleció el director, Jonathan Demme, responsable del éxito de El silencio de los inocentes y Philadelphia.

Demme entregó su máxima obra con El silencio de los inocentes, película que presentó a un personaje que trascendido al tiempo: Hannibal Lecter. Este villano fue interpretado por el actor Anthony Hopkins.

El filme ha sido considerado como uno de los mejores de todos los tiempos. Además batió un récord en los Óscar al ganar en las cinco categorías principales: película, dirección, actor, actriz (Joddie Foster) y guión.

TAMBIÉN LEA: Seis diferencias entre el libro y El silencio de los inocentes

Pero también llamó la atención Philadelphia. La cinta cuenta la historia de un trabajador infectado de VIH quien recuerre al tribunal para demandar sus derechos laborales. Esta interpretación le valió su primer Óscar a Tom Hanks.

El último trabajo del director se estrenó en el 2015 con Ricki y The Flash protagonizada por Meryl Streep.

Te puede interesar

Dejar una respuesta