Compartir

El actor, Lucho Cáceres, tuvo problemas para interpretar a Ramón en La última tarde de Joel Calero. Aunque el personaje le trajo reconocimiento, Cáceres reconoce que no le fue fácil llevarlo a la pantalla grande.

Y pensar que no solo no te quería hermano sino que te odiaba y te rechazaba, no te entendía, no podía acercarme a ti pues te veía con un trinche y una cola y si te hubiese visto por la calle te habría insultado y de ser posible escupido y lapidado”.

El director de la película, Joel Calero, también, reconoce que tuvo problemas con el actor por este personaje. “El caso de Lucho Cáceres es radical. Comienza teniendo resistencia a interpretar a un militante de izquierda. Con él fue todo un trabajo de preparación actoral. En ese sentido el libro “Los rendidos” de José Carlos Agüero fue fundamental. Ese libro pudo hacer con el actor Lucho Cáceres lo que yo no pude: acercarlo a esos personajes, comprenderlos en su humanidad, sin demonizarlos ni apartarlos. Que no lo interpretara desde el rechazo”, destacó el cineasta a El Comercio.

Fueron peleas, broncas bravas de las cuales nos reímos ahora. Somos amigos, hicimos “Cielo oscuro”, fue un proceso”, indicó.

TAMBIÉN LEA: Director de la Última Tarde deja emotivo mensaje en su Facebook

Sin embargo luego de conocerlo, Lucho Cáceres, reconoce que terminó queriendo a su personaje. “Hoy debo darte las gracias y decirte a viva voz que te quiero y es porque logré humanizarte y ese fue el camino para entenderte y pude así acercarme a ti y comprender que mientras tú no encontrases la paz contigo mismo estarías en constante guerra con el mundo”, indicó.

Gracias a Ramón, Cáceres ganó el premio a mejor actor en el festival de Lima. Además de otros reconocimientos.

EL CASO DE KATHERINE D’ONOFRIO

La actriz, Katherine D’onofrio, que acompaña a Lucho Cáceres en esta historia, no estaba entre los planes iniciales del director. Porque al inicio pensó en Angie Cepeda. “Como es una coproducción en Colombia el acuerdo inicial era que Angie Cepeda pueda protagonizarla. Por razones de producción optamos porque fuera una actriz peruana, por coherencia. Eso me permitió conocer a Katerina D’Onofrio, una actriz solvente y capaz. Siendo una película tan profunda, implicaba que los actores hicieran suyo el guion, al punto que hicimos una reescritura de los diálogos”, comentó.

Te puede interesar

Dejar una respuesta