Compartir

La canción de Titanic es un clásico. La tenemos metida en la cabeza. Pero a su cantante no le gustó al inicio. Celine Dion no tenía ganas de interpretarla.

Cuenta la historia que James Cameron no quería una canción con letras para la película. Se lo advirtió al compositor, James Horner. Horner no le hizo caso. A escondidas y con ayuda Will Jennings, quien aportó con la letra, lo hizo. Jennigs compuso desde el punto de vista de una persona mayor que mira hacia su pasado.

Cuando la tenían lista, con el nombre de My heart will go on, pidieron a Celine Dion que la cantara. Ella no quería interpretar la canción de Titanic. Cuando la escuchó sintió que se parecía al tema principal de La bella y la bestia. Sin embargo su esposo, René Angélil, la convenció.

TAMBIÉN LEA: Titanic y la muerte de Jack

Se animó a grabar y lo hizo una vez. Luego le entregarían la grabacióna James Cameron. El director la escuchó y le gustó. La incluyó en la película.

Pero así como no pensaron que Titanic sería un éxito, tampoco imaginaron que la canción lo sería. Hasta el momento se vendieron 15 millones de copias del tema y ganó un premio Óscar a mejor canción original. Todo un éxito.

En el 2012 la cantante reconoció que la canción le dio una oportunidad. “My heart will go on me dio la oportunidad de ser asociada con eso que vivará por siempre”, contó.

La canción fue lanzada el 22 de mayo de 1997 y en este mes cumple 20 años.

 

Te puede interesar

Dejar una respuesta