Compartir

Todos hablan de él, pero poco se ve. En Alien: El octavo pasajero se respira tensión. La tripulación se ve asustada, porque lidian con un personaje que no conocen. Y que nosotros, como espectador, vemos poco.

Han pasado 38 años, pero este clásico de Ridley Scott sigue manteniéndonos atentos a una historia manoseada en el cine hasta el cansancio.

La película se estrenó con éxito en 1979. Aunque las críticas fueron regulares. Porque para algunas le pareció poco creativa. Al público le gustó. Tuvo éxito de taquilla. Recaudó 100 millones de dólares a nivel mundial, que para la época fue una cifra alta. Por eso se hicieron muchas secuelas, incluso tres décadas después. Hay siete películas sobre el personaje, incluídas las que se estrenaron en estos años. En total recaudaron más de mil millones de dólares a nivel mundial.

TAMBIÉN LEA: Primeras críticas a Alien: Covenant

Porque Prometeo y Covenant tienen su origen en esta cinta. Si ven Prometeo repararán en la esencia de Octavo Pasajero está en la película.

Estuvo protagonizada por una joven Sigourney Weaver, quien interpretó a Ripley. La actriz acompañó en otras secuelas.

El suspenso percibido en la película se debe mucho a la actuación y aunque no lo crean, a la poca aparición del alien en la película. O acaso no les da miedo algo terrorífíco, sin conocerlo. Igual funciona en la vida, igual funciona en el cine.

Te puede interesar

Dejar una respuesta