Compartir

La película Huye (Get out) tenía otro final. La cinta cuenta la historia de Chris, un joven afroamericano hipnotizado para robarle sus talentos en favor de una familia blanca.

En la película, Chris logra liberarse de la hipnosis. Asesina a los miembros de la familia que lo querían secuestrar y estrangula a su novia Rose, integrante de esta clan y cómplice de sus fechorías. Luego aparece su amigo Rod en una patrulla de policía. Ambos se van y termina la película.

TAMBIÉN LEA: Cuál es la relación entre Barack Obama y la película Huye

Pero en el otro final, Chris estrangula a Rose y aparece el vehículo policial. Pero no se baja su amigo Rod, sino los agentes policiales. Con sangre en las manos no había más que discutir.

Luego aparece una imagen donde se ve a Chris en prisión y con su traje anaranjado. Rod le comenta que la casa donde estaba se incendió todo y se perdió lo que podría probar que actuó en defensa propia. Lo peor es que Chris ya no recordaba los nombres de las otras víctimas de esa familia. Al final solo se le escucha una frase: “Estoy bien. Lo detuve”.

Osea no era un final precisamente rosa. De alguna manera los villanos se hubieran salido con la suya.

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorBetter Call Saul: Así nació Saul Goodman
Artículo siguienteEl Rey Arturo
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta