Compartir

Baywatch: Guardianes de la bahía busca aprovecharse del recuerdo que dejó la serie estrenada en 1989. Pero no funciona. Esa serie no solo eran chicas bonitas y voluptuosas corriendo en cámara lenta (no, por lo menos en las primeras temporadas). Había drama, buenas relaciones humor, y buenas actuaciones.

Y la historia se centraba en el mar. Los baywatch tenían buenas historias para contar. Sin embargo en esta película no hay nada de esos ingredientes.

Solo se apoyo en absurdos y en bromas bastante tontas. Mitch (Dwyane Johnson “La roca”) es un buen salvavidas. Todos lo saludan con sonrisas y buena vibra, mientras que Matt Brody (Zac Efron) es un chico guapo que llega a la playa para ligarse a las chicas y evidenciar su poco interés por vigilar las playas.

TAMBIÉN LEA: La crítica destroza a Baywatch, Guardianes de la bahía

Como es obvio, y vieron en muchas películas, Mitch y Matt (vaya que coincidencia sus nombres inician igual) chocan y no se llevan bien. Aunque queda claro que su relación es de amor y odio, que tendrá un final feliz.

Mientras ellos se llevan mal hay otra trama poco desarrollada que solo sirve para demostrar que los salvavidas, no solo hacen eso: “salvar vidas” en una playa (si salvar una vida no es importante, entonces qué), sino que también pueden actuar como policías. Una historia bastante simplona que solo sirve de contexto no para cambiarle la cara a los baywatch, sino para desarrollar más la relación en Mitch y Matt.

via GIPHY

Por momentos aburrida. Algunas bromas funcionan (principalmente al final), pero el resto es intrascendente.

Te puede interesar

Dejar una respuesta