Compartir

Okja no era como la vemos en la película de Netflix. Hubo varios bocetos antes de llegar al diseño final.

Los dibujos coinciden en que el animal tenía que ser grande. Y así sucedió. Sin embargo al inicio tenía unas orejas pequeñas, y en punta, y una cabeza prominente. En verdad se ve gigante.

El director de la película, el coreano, Bong Joon-ho, confesó a Vulture que buscaba un animal tierno, introvertido y triste. Además que tuviera algunos rasgos de un manatee, cerdo e hipopótamo.

okja

Luego fueron afinando más detalles de la criatura. Las orejas seguían pequeñas, aunque caídas. Tenía más cachetes y tenía más de manatee que de otros animales. Usaron 100 imágenes de hipopótamos y manetees para perfeccionar la figura.

Después le dotarían de orejas más grandes como los elefantes hasta llegar a la imagen que hoy vemos en la película. Optaron por el cuerpo del hipopótamo. También trabajaron en los ojos para que expresaran emociones. Por eso se ayudaron de un perro para imitar su mirada. Pero también los perros ayudaron a darle personalidad a Okja.

TAMBIÉN LEA: Okja (7.5)

La interacción con los actores

Si bien los movimientos y gestos se hicieron con ayuda de CGI (Imágenes procesadas en computadora) se hizo una cara de Okja que pesa cuatro toneladas para ayudar a los actores a interactuar con el personaje.

En las imágenes se ve que un armazón sostiene la cabeza que servía para ayudar a los actores.

Este dispositivo también ayudó a desarrollar la escena en que Okja ingresa en un centro comercial en Seul y choca contra todos. Se trabajó con extras y con este armazón además de un minivan que pintaron de azul y que reemplazó a Okja para simular su choque contra uno de los ambientes del centro comerciales. Para ese momento se reprodujo el espacio del mall en el set de grabación.

 

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorNo habrá amor entre Brienne y Tormund. Uno morirá
Artículo siguienteQué dice la crítica de Mi villano favorito 3
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta