Compartir

superman

Regrabar La liga de la justicia viene causando más problemas de los esperados. Por un problema. Por el bigote de Henry Cavill.

Sucede que después que Zack Snyder abandonara la dirección de la película por problemas personajes. Joss Whedon, el mismo que estuvo al mando de las dos primeras cintas de Los vengadores, tomó la posta y continuó con el proyecto. Se estrenará en noviembre.

Aunque las regrabaciones o reshoots, como se le llama en Estados Unidos, no iba a alterar la película, hasta el momento se reporta que se viene gastantado hasta 25 millones de dólares en este trabajo.

Los expertos aseguran que un reshoot por debajo de los seis millones de dólares es el promedio, pero por encima de esta cifra, entonces hay preocuparse.

El principal problema, y el más caro, es borrar, digitalmente, el bigote que tiene Henry Cavill, a quien conocemos como Superman.

TAMBIÉN LEA: Qué trabajo hará Joss Whedon ante la salida de Zack Snyder

El actor, luego de las primeras grabaciones de La liga de la justicia, terminó en el rodaje de la nueva Misión Imposible con Tom Cruise, donde interpretará al villano. Para ese papel se hizo crecer la barba y el bigote. Los productores de esa cinta le han prohibido cortárselo y ahora el problema es de Warner. Por eso tienen que borrarlo digitalmente para las nuevas escenas.

misión imposible

Lo que suponía mantener un secreto la presencia del Hombre de Acero en esta película, ya que no hemos visto a Superman en ninguno de los trailer de La liga de la justicia, ahora ya no lo es. Cualquier fan sabe que Superman estará en esta cinta (aunque todos ya lo suponíamos).

Otro dato más. Warner pidió que la cinta se parezca más a La mujer maravilla que a El escuadrón suicida. Y Whedon está priorizando más los diálogos que otro tipo de escenas.

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorLa carta que escribía Jorah a Daenerys
Artículo siguienteRitual del más allá
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta