Compartir

Después de la evolución, la confrontación, ahora llega la guerra, entre humanos y monos. Solo una especie puede sobrevivir en una Tierra alicaída borrando rastros de la civilización humana tras persistente lluvia, nieve y una rara enfermedad. El planeta de los simios: La guerra es un buen cierre de una trilogía, aunque no necesariamente la mejor de las tres.

La cinta no es precisamente una sucesión de enfrentamientos entre simios y humanos. No es que ambos bandos chocan para ver quien se queda reinando sobre la Tierra. Al contrario. Solo asistimos a los manotazos de ahogados de un grupo y el ascenso de otro.

Los simios tienen todo servido para reinar sobre nuestro planeta. Todo les favorece: la desunión de los humanos y una rara enfermedad que los afecta. Al contrario los simios están unidos, y el liderazgo de César es indiscutible.

via GIPHY

Sin embargo para fortalecer esa unión César tiene que pasar por una prueba más. ¿Podrá superarla?

La cinta es bastante emotiva y la actuación de Cesar, a través de Andy Serkis, el mismo que hizo a Gollum en El señor de los anillos y King Kong, es bastante buena. Eso es indiscutible.

TAMBIÉN LEA: La crítica aplaude a El planeta de los simios

Sin embargo por momentos siento que la película incluye recursos bastante utilizados en el cine para reforzar el liderazgo del protagonista. Además personalmente me parece absurdo el epílogo que le dan a los últimos humanos (aunque no dan entender si hay más) sobre la Tierra.

Punto a favor de la película también es la conexión con el clásico de El planeta de los simios de Charlton Heston de 1968. Porque si no lo sabía, esta trilogía funciona como una precuela de esa película ganadora del Óscar a mejor maquillaje. Hay dos guiños de personajes en esta cinta de Matt Reeves.

La puesta en escena es buena. La música, nieve, lluvia ayudan a creernos que la humanidad va rumbo a la extinción, y que los simios solo tienen que dar un pequeño empujoncito. Además que culpa tiene César de querer proteger su raza. Al final él no hace nada. La naturaleza lo hizo todo.

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorOnce machos
Artículo siguiente¿El futuro de Meñique está sentenciado?
Periodista con más de 10 años de experiencia en Arequipa, Perú. Amante del cine, series nivel intermedio, libros y música nivel básico. Todos estos campos merecen una buena presencia en la web. No me obsesiona que la gente vea buen cine o televisión, sino que sepa apreciarlo y aprender de él.

Dejar una respuesta