Compartir

Baby: El aprendiz del crimen es una buena historia de acción que no se detiene en moralejas, ni en el desarrollo de un criminal, sino en el intento del protagonista por abandonar un mal oficio que no quiere dejarlo. Bien dicen que el crimen paga. Tarde o temprano siempre hay castigo.

La película, dirigida por Edgar Wright, protagonizada por Ansel Elgort narra la historia de Baby, un joven adicto a la música con un talento para manejar autos. Esa habilidad se usa para el crimen ya que puede escapar de cualquier situación complicada para poner a salvo a sus compañeros de fechorías.

No es que Baby sea un criminal (bueno, si lo es porque ayuda a robar, etc.) y quiera aprender de sus cómplices. Sino que se ve obligado a participar en estos asaltos por una deuda. Pero tiene cierto apego debido a que subrayan su talento para manejar un auto y desempeñarse en una forma fría en una situación de presión.

TAMBIÉN LEA: Qué dice la crítica a Annabelle, Creación

Pero lo bueno de la película está en su puesta en escena. La música es buena. Porque recurren a clásicos de los 70 y 80. Además que cada tema acompaña bien cada momento, principalmente, de acción. A veces la cinta parecía un musical de crimen y persecución de autos, porque las melodías juegan bien en ponerle tensión al momento. Pero esto no es un reproche, sino que está bien ejecutado.

Las referencias en El aprendiz del crimen


También se hace referencias a películas clásicas como Uno de los nuestros o El club de la pelea. Incluso hay una frase, o un sinónimo de sus palabras, de El caballero de la noche. Ni mencionar la presencia de cassettes, vinilos, ipod, grabadoras, etc. Todo lo que las actuales generaciones no vieron se presenta en esta cinta. Osea una película que nos hace recordar.

El aprendiz del crimen tiene buenos momentos de acción. Las persecuciones está bien hechas. Aunque para el final pesa más el arrepentimiento y sentimiento de culpa de Baby, que sus ganas de seguir con sus amigos criminales.

El protagonista tiene amor por los carros, la velocidad, el rechinar de las llantas, pero no por el crimen. No tiene madera para sacar sangre, salvo que se metan con los seres que ama. Al final es un Baby.

Esta película es una buena opción para verla en el cine. No los decepcionará.


Te puede interesar

Dejar una respuesta