Compartir

En el 2012 Ben Affleck estrenó su tercera película como director. Hablamos de Argo, filme que ganó el Óscar a mejor película en el 2013. El filme se inspiró en la operación ejecutada por la CIA, bajo el mismo nombre de la cinta, para rescatar a seis estadounidenses atrapados durante las protestas de Irán en 1973.

El pueblo de Irán convocó a protestas para exigir que los Estados Unidos expulsara de su país al Sah, su ex jefe de Estado, para juzgarlo y condenarlo a muerte. Tomaron la embajada de Estados Unidos con sus trabajadores. Mientras que un grupo de diplomáticos se refugió en la embajada de Canadá.

El operativo consistía en disfrazar a los diplomáticos en empleados de Hollywood, que llegaron a Irán para buscar locaciones y otras gestiones a efecto de rodar una película de ciencia ficción llamada Argo. Aunque el trabajo de la CIA suene inverosímil, sí sucedió. Se mantuvo en secreto hasta la década del 2000.

TAMBIÉN LEA: Seis diferencias entre la película y el libro de Psicosis

Affleck se basó en escritos, investigaciones y en el aporte de la cabeza de este operativo, Tony Mendez, para desarrollar su película. Solo doce días antes del estreno de la película se lanzó el libro Argo: Como la CIA y Hollywood empujaron al rescate más audaz de la historia.

No podemos juzgar mucho a Affleck por no tomar en cuenta algunos detalles del texto ya que inició la película con sus investigaciones. Pero sí hay diferencias en el planteamiento de otros trabajos.

El libro es un relato riguroso de ese operativo. Sin embargo la película es un buen ejercicio de suspenso. Aunque se sabía el final de esa historia, Aflleck nos hizo creer, hasta el final, que todo podía pasar. El vida real, y según Mendez, no hubo esa tensión, porque al final se desarrolló sin problemas el rescate. El conflicto se centró en las gestiones para sacar adelante la propuesta.

La película es buena. Si la ves dos veces y la disfrutas, entonces merecer calificarse como buena. Y el libro también lo es. Está bien escrito y reporta detalles que no llega a la película. Aunque no hay tergiversación de la historia. Tal como ocurrió en la vida real, así pasó en el cine.

Tony Mendez y su familia

argo

En la película, aunque no está claro, se da la impresión que Mendez estaba separado y tenía un hijo. Pero en el libro se hace hincapié que vivía con su esposa y tenía tres hijos. Incluso su pareja sabía que Mendez tenía mucho trabajo al explotar la revuelta de Iran contra Estados Unidos. Mendez anota que su esposa le dijo lo siguiente: “La única solución al problema era que muriera el Sah”, o líder que los iraníes reclamaban para juzgarlo y condenarlo a muerte por actos de corrupción, que motivaron las protestas y posterior toma de la embajada de Estados Unidos en ese país.

Disfraces y maquillaje

Mendez cuenta que desde pequeño le gustaba pintar. Su madre le regaló unas acuarelas que llevaba al colegio. Ingresa a la CIA para trabajar en la sección de maquillaje y disfraces. Ahí conoció a Jerome Calloway, conocido y respetado maquillador de Hollywood, que ayudó en el operativo de Argo. El trabajo de Mendez fue tan bueno que le encargaron varias extracciones de espías ubicados en distintos países.

La palabra Argo

En la película se señala que bautizan a la película como Argo por un guión que encuentra, con el mismo nombre, el personaje de Mendez. La obra de Mendez asegura que todo nació a raiz de una broma entre él y Calloway. “Toc, toc” decía Calloway. “¿Quién es?”, le respondía. “Argo”, contestaba. “Qué Argo”, “El que viene a tomar Argo”. A raiz de ese diálogo se bautiza a la película como Argo, además que así se llamaba la nave en Jason y los argonautas.

Los canadienses

argo

Argo, es una película de mayoría norteamericana. Solo el embajador, que protege a estos diplomáticos, es canadiense. Pero en el libro los canadienses tuvieron una participación importante. A ellos acuden para la elaboración de pasaportes y documentos que identificaran a los cautivos como ciudadanos de ese país. Además ellos proponen que los saquen como nutricionistas, profesores o trabajadores petrolíferos. Ninguna propuesta fue aprobada, sino el planteamiento Hollywood.

TAMBIÉN LEA: Seis diferencias entre el libro y la película de El planeta de los simios

El viaje de embajadas

Antes de llegar a la embajada de Canadá, los diplomáticos que escaparon de la embajada de Estados Unidos, pasaron por varias residencias. Se toma nota de Reino Unido y Australia. Hasta que llegaron a la canadiense.

La aprobación

Mendez viaja a Iran y se entrevista con los diplomáticos. Les expone con cuidado las propuestas para rescatarlos. Les dijo que podían salir como profesores, nutricionistas, trabajos petrolíferos o de Hollywood. Tenía documentos y disfraces para cada ocasión. Pero los mismos diplomáticos dijeron que preferían la opción Hollywood porque conocían mejor ese campo que los otros oficios más especializados y técnicos.

El acompañante de Mendez

En la película Mendez lo hace todo. Pero en el libro va acompañado de un agente llamado Julio. El personaje está hasta el final del rescate.

Sin problemas para la extracción

argo

La cinta de Affleck se esmera por hacernos creer que todo saldrá mal y que los diplomáticos serán capturados por los iraníes. Pero en el libro se describe que todo se hizo con sencillez y sin problemas. Solo un momento hizo sobresaltar a los diplomáticos. Cuando esperaban para el avión y estaban listos para abordar, les dijeron que el vuelo tendría un retraso de un hora. Ahí empezaron a desesperarse. Pero salvo ese percance, todo se hizo sin problemas.

El final del rescate

En la vida real los rehenes terminaron de un encierro a otro. Porque una vez que fueron extraidos de Irán fueron retenidos hasta nuevo aviso. No querían que esa operación terminara alterando a los iraníes y desfogaran su cólera sobre los rehenes que estaban en la embajada de Estados Unidos. Así que más por presión de los medios se develó el operativo, aunque atribuyendo todo el mérito a Canadá.

TAMBIÉN LEA: Seis diferencias entre el libro y la película de La red social

La reunión

Años después los rescatados y Mendez se reunieron en un almuerzo de confraternidad. No conocían a Mendez por su verdadero nombre, sino como Kevin. Así se presentó a ellos en Iran. Y así lo conocían hasta el estreno de la película.

El miedo de Carter

Argo no presenta a Jimmy Carter, pero en el libro se describe que el presidente de los Estados Unidos expresaba más miedo que liderazgo en esa crisis.

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorAtómica (6)
Artículo siguienteRanking: Las mejores temporadas de Juego de Tronos
Periodista con más de 10 años de experiencia en Arequipa, Perú. Amante del cine, series nivel intermedio, libros y música nivel básico. Todos estos campos merecen una buena presencia en la web. No me obsesiona que la gente vea buen cine o televisión, sino que sepa apreciarlo y aprender de él.

Dejar una respuesta