Compartir

Sinopsis

Se han hecho películas y series sobre los narcotraficantes más peligrosos y conocidos, pero ninguno podrá superar la increíble historia de Barry Seal (Tom Cruise), el piloto más joven de los Estados Unidos, luego convertido en traficante de drogas, que fue contratado por la CIA para ser un doble agente. Con su integridad en juego, pero utilizando un esquema estratégico, Barry logró formar parte de ambos bandos. Sin embargo, ¿pudo realmente salirse con la suya?

Compartir
Artículo anteriorEso
Artículo siguienteZ, La ciudad perdida
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta