Compartir

El director de Mother, Darren Aronofsky, está obsesionado con la religión. Porque es un tema recurrente en sus películas. Por lo menos en cuatro habla de la religión. Por qué.

Aronofsky se declaró una persona no religiosa en el 2014 cuando lanzó Noé a los cines. Aunque también en ese declaró que “mi mayor expresión de lo creo está en La fuente de la vida”, señaló en una entrevista a The Atlantic.

De pequeño se crió en Manhattan, Nueva York, en un barrio culturalmente judío, donde aprendió de las costumbres y feriados.

Pi, el orden del caos

pi el orden del caos

En esta película el protagonista está obsesionado con los números. Con encontrar patrones en cada movimiento o expresión de la naturaleza. Pero una de las escenas más interesantes es cuando descubre que el Torah, la biblia de los judíos, tiene significada numérico. Cada letra o frase escrita en ese libro tiene un valor.

Pero cuando encuentra un número: el 216, los judíos creen encontrar una clave secreta para alcanzar el Paraiso, Dios, o lo que ellos imaginan. Ese número les da el camino a través del Torah. Osea una obsesión fanática.

La fuente de la vida

la fuente de la vida

Quizás sea su película más religiosa. Porque mezcla la creación, Génesis, con la Santa Inquisición y una historia épica. La obsesión del protagonista, interpretado por Hugh Jackman, es encontrar un remedio que lo ayude a retener a su esposa enferma de un tumor en el cerebro. La película es emotiva. Solo que al final abusa visualmente de la narración.

TAMBIÉN LEA: Las teorías que explican Mother de Darren Aronofsky

Noé

Es su propia interpretación de la historia de Noé. Mezcla muchas historias en esta película. Pero plantea por un lado, el aspecto ecológico. Cuidar el Planeta es su consigna. Y por otro, muestra por momentos a un Noé, fanático, que quiere cumplir los mandatos de Dios, aunque vaya por encima de su familia. Obviamente la cinta no gustó a los grupos religiosos y provocó censuras en algunos países del Medio Oriente.

Madre

mother

Si Aronofsky no te lo explica quizás no la entiendas. La película es una metáfora de la Tierra y Dios. Pero sirve de lección para darnos cuenta que estamos destruyendo nuestro planeta. Hay una escena que podría interpretarse a la llegada de Cristo a la Tierra, destrozado por una mayoría de pecadores.

El cineasta dice que no es religioso, pero le obsesiona este tema. Y probablemente lo veamos en sus siguientes películas.

Sus mejores películas

  • El luchador
  • Requiem por un sueño
  • Cisne negro
  • Pi, El orden del caos

Te puede interesar

Compartir
Artículo anteriorPulgares arriba para Blade Runner 2049
Artículo siguienteSuburra (6 de octubre)
Periodista con más de 10 años de experiencia en Arequipa, Perú. Amante del cine, series nivel intermedio, libros y música nivel básico. Todos estos campos merecen una buena presencia en la web. No me obsesiona que la gente vea buen cine o televisión, sino que sepa apreciarlo y aprender de él.

Dejar una respuesta