Compartir

Viste Loving Vincent y probablemente en tu cabeza aparecía esta interrogante: cómo lo hicieron. Pues con mucho trabajo y talento. Peor también tiempo porque demoró por lo menos dos años en trabajar esta novedosa cinta animada.

TAMBIÉN LEA: Loving Vincent, una pintura de película

Loving Vincent es un homenaje al pintor, Vincent van Gogh. La técnica es atípica. Cada personaje se dibujo bajo la misma técnica, o cercana a ella, que empleó el pintor.

Primero la película se filmó con actores reales. Luego cada fotograma se congeló y pasó a manos de 100 artistas, provenientes de diferentes puntos del planeta, para dibujarlos con el estilo de Vincent van Gogh. Todos los trazos, colores y texturas se hicieron bajo el formato van Gogh.

loving vincent
Primero se trabajó con actores reales y luego se les dibujó.

Cada segundo estuvo compuesto por 12 fotogramas, o sea, 12 pinturas, en este caso. Al final la cinta de hora y media de duración acumuló más de 60 mil fotogramas pintados. Toda la película está pintada. Por lo menos en una semana se trabajó en un segundo de película.

En el detrás de cámaras se ve a los pintores con sus lienzos y pinceles, mientras en la parte de arriba les muestran el fotograma y al costado el resultado de su trabajo.

Luego de este trabajo la animación hace su trabajo. Se corrigen los colores y transiciones para darle uniformidad.

Los cuadros más famosos se incluyeron en la película.

Por lo menos 100 de los cuadros más emblemáticos del pintor están en la película. Se incluyen conforme se va contando la historia. En algunos casos de modificó la paleta de colores porque el guión se contaba en una estación del año no descrita en la obra del pintor. Pero no se distorsionó su trabajo.

La película demoró más de dos años, pero su resultado ha sido increíble. Hoy es una de las favoritas en la categoría de animación al Óscar 2018.

 

Compartir
Artículo anteriorLoving Vincent: Una pintura de película
Artículo siguientePrecuela de Mamma Mía adelanta la muerte de este personaje
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.