Compartir

La crítica no tuvo censura en sus palabras al calificar a Bright, la nueva película de Netflix. Desastre es poco lo que dijeron en sus reseñas de la cinta dirigida por David Ayer y protagonizada por Will Smith. ¿Tan mala es esta película? Pues no.

TAMBIÉN LEA: Crítica destroza Bright de Will Smith

Bright no es un desastre, ni catastrófica. Se puede ver hasta el final. Pero tiene problemas. Y es que no se ve real. La historia describe a una ciudad de Los Ángeles gobernada por los humanos, pero dominada por los elfos, seres mágicos con bastante dinero y sofisticados que manejan los hilos de ese mundo.

Pero en la periferie, donde no va la gente decente, están los orcos. Grupo marginado, no aceptado por las autoridades ni la población. Esa es la historia de Bright.

Sin embargo el problema no es la convivencia, sino una bendita varita mágica que quien la posea podrá gobernar este mundo o despertar al señor oscuro. ¿Les parece conocida esta historia? Pues parece El señor de los anillos.

Sino que también hay retazos de películas que se parecen al Quinto elemento y, al final, Avatar, a esa escena donde intentan resucitar, sin éxito, a un personaje. Hasta hay una toma inicial similar al Día de la Independencia.

Bright cuenta fantasía, pero el escenario no lo deja. No se ve creíble. Fue un riesgo. Como si a este mundo le añades los orcos y nada a tu alrededor cambia. Ni tampoco se siente la química del personaje de Will Smith con el orco, interpretado por Joel Edgerton. Ambos intentan emular a tantas parejas en el cine que inician a las patadas, pero terminan siendo los mejores amigos. Pero ni el humor característico de Smith nos hace creer esa complicidad.

Pero lo mejor de Bright está en el maquillaje y los efectos. Están bien hechos. Principalmente las prótesis que utilizan los orcos. En ese caso se ven reales.

Bright es una película aceptable de dos horas que se ve, pero se olvida al instante. Saquen sus conclusiones.

Reseña Panorama
Regular
Compartir
Artículo anteriorLas mejores series del 2017
Artículo siguienteConoce los estrenos de películas del 2018
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.