Compartir

La relación entre la reina Victoria y Abdul ocurrió en la vida real. Solo que se mantuvo en secreto por más de 100 años. Gracias a la película Victoria y Abdul conocemos mejor este vínculo ocurrido en los últimos años del reinado de Victoria.

LA OPINIÓN DEL PIRATA: Victoria y Abdul, una historia de amistad

Después de la muerte de la reina, su hijo, Edward, ordenó quemar todos las cartas, diarios, fotografías y cualquier otros documento revelador de esta relación. A la corte le avergonzaba que la reina tuviera entre sus preferidos a un súbdito como Abdul.

Sin embargo un siglo después apareció el diario de Abdul así como algunas correspondencias de la reina que certificaban este encuentro.

Una carta escrita por Victoria a su cuñada sobre Abdul revela lo siguiente:

Lo quiero mucho. Él es tan bueno, gentil y comprensivo … y es una verdadera comodidad para mí

También encontraron el cuaderno usado por la reina donde escribía el idioma enseñado por su munshi, como llamaba a Abdul.

Ahí se encontraron frases como:

Puedes irte a casa si quieres….o el huevo no hierve lo suficiente.

Hay otras palabras para pensar:

Extrañaré mucho a mi munshi….o abrázame fuerte.

En el diario de Karim se encuentra un copia del mensaje escrito por la reina donde le pide quedarse a su lado.

El General Dennehy me ha leído su petición … Sentiría mucho separarme de usted porque le quiero y lo respeto, pero espero que permanezca hasta el final de este año o el comienzo del próximo para poder aprender lo suficiente Hindustani (el idioma que estaba aprendiendo) de ti para hablar un poco. Con gusto te recomendaré una publicación en India que podría ser adecuada para ti y espero que puedas venir a verme de vez en cuando en Inglaterra.

Había una amistad especial entre ellos. Dicen que Abdul se ganó la amistad de la reina al cocinarle pollo al curry con dal y pilaf. Desde ese momento se interesó en la cultura hindú, así que luego decidió aprender urdu. Así se lee en uno de los diarios de la reina.

Estoy aprendiendo unas cuantas palabras de hindustaní para hablar con mis sirvientes

También ordenó enseñar inglés a Abdul para comunicarse directamente. Le asignó un salario de 12 libras mensuales. Luego lo nombró Munshi y escribano indio de la reina emperatriz. Hasta ascenderlo a secretario personal.

DESPEDIDA CON CANDELA

victoria y abdul

Shrabani Basu, periodista descubridora de esta relación, precisó que entre ambos había una relación especial.

En cartas a él sobre los años entre su llegada al Reino Unido y la muerte de la reina en 1901, esta firmó tres cartas para él como ‘tu madre que te quiere’ y ‘tu amiga más íntima En algunas ocasiones, ella incluso se despedía en sus cartas con un aluvión de besos, algo muy inusual en aquella época. Era sin duda una relación apasionada, que creo que funcionaba en muchas capas distintas además de los lazos madre e hijo entre un hombre joven indio y una mujer que, en aquella época, pasaba de los 60 años.

También cuenta que ambos pasaron una noche solos en Glassat Shiel, en Escocia, aunque duda haya pasado algo entre ambos.

La relación terminó cuando la reina murió. Su hijo Edward intentó ocultarla, pero un siglo después terminó conociéndose gracias al trabajo de la periodista, Shrabani Basu.

Compartir
Artículo anteriorBlack Mirror 4ta. Temporada: Irregular y con poco terror
Artículo siguienteOlé: El viaje de Ferdinand
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.