Compartir

No es una exageración decir que los espectadores lloran al ver Coco. Cuando la vi por primera vez se escuchaba el sonido de las narices aflojadas por las lágrimas que aparecen en los ojos. En mi caso apareció un nudo en la garganta que se mantuvo hasta dejar la sala de cine.

PONLE MÚSICA A ESTA NOTA: Lista de canciones de Coco

No basta decir que Coco es emotiva para explicar porque el llanto generado de esta cinta animada. Porque creo que la película choca con nuestras experiencias personales. Esa escena, sí esa toma, desarma nuestros corazones nos trae recuerdos. ¿O no?

Personalmente me hizo recordar a mi abuela a quien Dios se la llevó hace dos años. Me trajo a la memoria esa relación cálida y de confianza que había entre ambos. Las relaciones con nuestros viejos (padres o abuelos), en su mayoría, son tiernas y de complicidad. Y que probablemente muchos en Latinoamérica la tenían. Por eso cuando Coco parecía olvidarlo todo pese a la voz quebrada de su bisnieto (porque Coco fue su bisabuela) se te viene todo a la cabeza. Los recuerdos, los bonitos momentos. Todo.

coco

Más aún cuando la canción Recuérdame ayuda a ese momento. Así dice parte de la letra.

Recuérdame, hoy me tengo que ir mi amor

Recuérdame, no llores por favor

Te llevo en mi corazón y cerca me tendrás

A solas yo te cantaré soñando en regresar

Y es probable que la mayoría conectada con esta película haya sentido lo mismo. Además que el planteamiento del filme contribuye a esta emotividad. Si bien la cinta se inspira en la celebración del Día de los Muertos en México, hay elementos presentes en la mayoría de naciones latinas.

UNA FIESTA LATINA

La misma celebración de los parientes que no están; la abuela que te pone todo en la mesa para que comas y hay de tí si no lo haces; la chancleta; la música y otros factores que hacen fácil la identificación con esta cinta.

Además el Día de los Muertos no es una fecha más. Para muchas familias no es una opción para viajar o descansar, sino un motivo de recordar al familiar que ya no está. Los cementerios se invaden de vivos para rendirle tributo y decirle a ese pariente que no lo olvidarán. Porque de lo contrario, como dice en Coco, viene la muerte final. El olvido.

O acaso piensan que la gente va a los campos santos a pasear. Lleva flores a sus hijos, padres, abuelos y amigos, y al recordar se ponen a llorar. El vínculo se mantiene más allá de la muerte.

LA TAQUILLA

En México, Coco ha sido un éxito. Recaudó más de 50 millones de dólares. En China llegó a los 184 millones de dólares y en España a 15 millones de dólares. En Estados Unidos tienen el corazón más duro, aunque recaudó una buena cifra de 190 millones de dólares. A nivel mundial está a punto de superar los 600 millones de dólares.

Y en Perú sigue creciendo. Lleva hasta ahora un millón 300 mil espectadores y se ubica entre las siete cintas más vistas del 2017. Y dicen que las salas siguen llenas.

Vayan a verla y no tengan miedo a las lágrimas.

Compartir
Artículo anteriorBig Little Lies: Seis razones para ver esta miniserie
Artículo siguienteJumanji
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta