Compartir

The disaster artist cuenta el detrás de cámara de la película The Room (La habitación) protagonizada, dirigida, escrita y producida por Tommy Wiseau. Ese filme es un desastre, pero por extrañas razones, que solo el corazón del público conoce, es una cinta de culto. Se estrenó en el 2003 y a la fecha se sigue viendo en los cines de los Estados Unidos.

LA OPINIÓN DE EL PIRATA: Una película entretenida y nada más

The room es un desastre. Al igual que su protagonista Tommy Wiseau. Pero The disaster artist no. Gracias al trabajo de James Franco (120 horas, Spiderman) conocemos las aspiraciones, excentricidades y peculiaridades de este personaje.

Tommy, el personaje que interpreta Franco, parece vivir en una realidad ajena. Se siente ajeno a lo que pasa a su realidad. ¿Acaso su ego no le permite ver sus debilidades? La única fortaleza es su fidelidad al cine. A insistir en un oficio que parece gustarle. Sin embargo su ego lo ciega y le impide conectar.

Hay un momento en que decide ir por sus sueños y escribe un guión. Su amigo, bastante amable, le dice que es una buena historia. Parece que sí, porque acepta protagonizarla. Pero lo interesante es cuando Tommy empieza a dirigir y hay una escena de violencia (donde interviene Zac Efron) y se nota que tiene madera. O algo que nos indica que sí podría calzar en esa industria. Incluso su discurso inicial da buena espina a la producción.

Pero otra vez su ego se interpone en sus aspiraciones. No escucha. No entiende ni comprende. Y al final lleva al desastre su película. Gracias a sus decisiones y poca disposición a formar un equipo.

En ese sentido Franco lo hace bien. Convirtiendo insoportable a un ser que no se entiende. La comedia se disfruta gracias a su trabajo.  A veces cuando habla parece que le pesarán las palabras, pero solo es un indicio que no soporta su entorno.

Al final la cinta es un desastre, pero se convierte en una comedia digerible y aceptada, hasta hoy, por las masas. Pero no sabemos si Tommy entendió la lección.

Por qué verla

Pues si eres seguidor, o fanática, de James Franco, entonces vas a disfrutar de su actuación y la cinta. Porque hay buenos momentos de comedia. Y queda claro que si quieres seguir tus sueños, este no es el camino que debes seguir.

Reseña Panorama
BUENA
Compartir
Artículo anteriorPsicópata americano: Los tips de belleza del asesino
Artículo siguienteGood Time: Tensión al máximo con Robert Pattinson
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.