Compartir

 

Las horas más oscuras nos muestra un Winston Churchill más íntimo. Aporta detalles confirmados por los historiadores como su “adicción” al wisky y otros licores, así como a trabajar desde su cama.

LA OPINIÓN DE EL PIRATA: El lado B de Churchill y la Segunda Guerra Mundial

El ex primer ministro británico, vital en la resolución de la Segunda Guerra Mundial, tomaba un vaso de wisky al despertarse. Así lo confirmó el historiador, Jesús Hernández, a ABC.

Solía beber un vaso de whisky “Jhonnie Walker Black Label” nada más despertarse, aunque en este caso –y sin que sirviera de precedente- rebajado con una generosa cantidad de agua, lo que su hija denominada afectuosamente “Papa cocktail

Ante de dormir podía tomarse un cuarto de botella de whisky. Mientras que en el almuerzo podía disfrutar de champaña y beber coñac hasta dormirse.

 

las horas más oscuras

Este mal hábito no afectó sus decisiones durante este conflicto mundial. Pero no tenía ninguna disposición a dejarlo. Así respondía cuando le criticaban esta adicción.

Yo mañana estaré sobrio, pero usted seguirá siendo lo mismo de fea

Otro hábito de Churchill era que trabajaba desde su cama. Daba órdenes, escribía memorandos, tomaba decisiones desde su cama señaló el historiador,  José-Vidal Pelaz López.

Trabajaba casi toda la mañana en la cama. Allí desayunaba, leía telegramas, dictaba memorándum y recibía algunas visitas. Su valet le ayudaba a bañarse y vestirse. A última hora tomaba un copioso almuerzo regado con champán y brandy, y seguía con las reuniones. Después se acostaba una siesta de hora y media. Se levantaba para el té, tomaba un whisky, y seguía con la tarea

LOS OVNIS

Se dice también que temía a los ovnis. En una ocasión, después del fin de la Segunda Guerra Mundial, un oficial de la fuerza aérea británica reportó su encuentro con una nave desconocida. Churchill se enteró de este caso, pero decidió, censurar este reporte.

Las horas más oscuras se ocupa del momento en que Churchill ingresa a manejar las decisiones durante la Segunda Guerra Mundial. Principalmente cuando se presenta el problema en Dunkirk, donde varias tropas británicas estaban atrapadas por el ejército alemán en Francia.

La película está nominada al Óscar, pero tiene una clara oportunidad de ganarlo en actuación gracias al trabajo de Gary Oldman. El actor interpreta a Churchill en la película.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.