Compartir

El final de Django del 2002 quiso ser heroico. La pareja conformada por Django y La chica dinamita enfrentaron con todo a la policía. Pero cómo terminaron. Después de 16 años la memoria es frágil y vale la pena recordarlo.

La policía acorrola a Django y La chica dinamita. Hay armas y amenazas, pero hay un momento, de alta tensión, en que la pareja de Django saca una dinamita. Está dispuesta a encenderla si es posible para safarse de los agentes.

Pero en un descuido la policía aprovecha y le dispara en al abdomen. Cae al suelo y la dinamita escapa de su mano. Django va tras ella a ayudarla, pero los efectivos lo cogen y se lo llevan. Llaman a una ambulancia, mientras la toma se aleja teniendo como imagen principal a una chica dinamita desangrándose en el suelo.

A Django lo llevan a la cárcel. Pero tiene temor que lo trasladen a otra cárcel fuera de Lima, por se eso rompe la tela de su colchón viejo y con esos retazos se amarra los brazos y piernas. Se echa un poco de gasolina. Pero necesita fuego. Se lo da el mismo comandante que hoy vemos como pareja de Tatiana, esposa de Django, interpretado por Sergio Galliani.

Se prende fuego y se pone a gritar. Luego acaba la película.

CÓMO REAPARECEN

trailer de django

Todos suponíamos que habían muerto estos personajes. Se dio entender que La chica dinamita feneció en esa toma. Pero no. Django regresó mayor, con barba y con quemaduras en la espalda. Mientras que La chica dinamita, a quien parece los años no pasan, reapareció, pero con una fuerte tuberculosis. ¿Si hay una nueva película la salvarán de esta enfermedad? Interesante.

En el final de Django: Sangre de mi sangre, el protagonista termina en la cárcel, aunque reconciliado con su familia. Y la chica dinamita con más ganas de asaltar.

Compartir
Artículo anteriorDjango superó taquilla de su antecesora en dos semanas
Artículo siguienteHan Solo: Primer trailer subtitulado
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.