Compartir

 

Altered Carbon, nueva serie de Netflix, llama la atención por su impresionante puesta escena, al estilo Blade Runner 2049, pero sin el toque de Dennis Villeneuve, director de esa película. Pero también por los desnudos sin censura de los personajes.

TAMBIÉN LEA: Blade Runner 2049 es una obra visual impresionante

No es que seamos cucufatos (moralistas) sino que es un detalle que no queremos dejar escapar. El protagonista, Joel Kinnaman, por los menos parece más de cinco veces enseñando nada en la serie como si fuera Christian Grey en Cincuenta Sombras.

Pero también los hay frontales, tanto femeninos como masculinos, y uno de ellos corresponde al actor James Purefoy, quien interpreta a Laurens Bancroft. Lo vemos caminar como Dios lo trajo al mundo, de frente, y sin censura.

No es la primera vez que Purefoy se desnuda de esa manera. También lo hizo en la serie Roma de HBO, donde interpretó a Marco Antonio. Hay una escena donde uno de los soldados se acerca a darle un mensaje y se le ve que lo bañan en pleno patio y sin nada.

Altered carbon

Pero por qué tanto desnudo en la serie. Pues hay una razón. Así lo explica la creadora, Laeta Kalogridis.

Nuestros peores instintos como seres humanos tienen que ver con nuestro desprecio por los recursos naturales y cuando el cuerpo en sí mismo se convierte en un recurso más, ¿cómo lo vamos a tratar? ¿Lo trataremos con tanta indiferencia y despersonalización que sea más como un coche bonito que como un depósito de nosotros mismos? Ésa es una de las razones por las que pienso que la desnudez no es gratuita, está pensada para reforzarte, como espectador, que la llegada de esta tecnología cambiará fundamental y substancialmente la relación de la gente con la idea de su propio cuerpo

Ven como hay una razón profunda para esta desnudez.

Compartir
Artículo anteriorFaces places: Retratos de gente ordinaria con historias extraordinarias
Artículo siguiente15: 17 Tren Paris
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta