Compartir

El documental Ícaro, disponible en Netflix, resulta revelador. La película profundiza en las investigaciones de manipulación de los exámenes de dopaje en Rusia. Cambiaban muestras para proteger a los deportistas rusos drogados medallistas en varias olimpiadas.

TAMBIÉN LEA: Faces Places retrata historia de gente ordinaria con relatos extraordinarios

El escándalo alcanzó niveles mundiales y desató la indignación de aquellos atletas que se veían perjudicados por estas malas prácticas. Grigori Rodchenkov, director del laboratorio del Centro Antidopaje de Moscú, dijo todo para que las autoridades de los Estados Unidos lo protegieron del castigo ruso.

Así cambiaron las muestras, como en película de James Bond

La forma como cambiaron las muestras de orina parecen tomadas de un guión de cine. Pero así sucedió. Cuando se desarrollaron los juegos olímpicos de invierno en Sochi, Rusia, más de 30 deportistas rusos se doparon, según Grigory. Pero pasaron satisfactoriamente los exámenes. Cómo lo hicieron.

En líneas generales para un examen de dopaje se toman dos muestras: A y B. La B confirma si hay o no sustancia prohibida en el cuerpo del atleta. En Sochi ambas pruebas iban a laboratorios distintos ubicados en el centro de dopaje ruso, vecino de una sucursal de la KGB, una agencia de inteligencia de Rusia.

Sacaban la muestra B por la puerta de emergencia y la llevaban al local de la KGB para reemplazarla por orina sin droga. Y para la muestra A hicieron un pequeño hoyo, similar un tomacorriente, para colocar la orina buena y reemplazarla. Ven como una película de James Bond.

No son mentiras porque tenía la razón

La investigación, luego, concluyó que sí hubo manipulación de los frascos, bastante especial y hechos de Suiza, porque se vio rasguños y huellas de violencia. Y que todo lo que dijo Grigori fue verdad.

Tremendo escándalo que terminó por darle una sanción tibia a Rusia. Porque se le permitió a su delegación deportiva participar sin problemas en las olimpiadas de Rio 2016.

TAMBIÉN CHEQUEA ESTA NOTA: Conoce la película que animó a Spielberg a hacer cine

Ícaro es revelador, aunque le dedica media hora o más a conocer las habilidades nada santas de Grigory para alterar los exámanes de dopaje. Lo mejor viene al final cuando da más detalles de como funcionaba ese sistema y cómo es que los independientes le dieron la razón. Aunque luego la política hizo lo suyo.

El documental demuestra que cuando la política y el deporte se mezclan, la competencia pierde. Véanlo en Netflix.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorPelículas nominadas al Óscar 2018 en Netflix
Artículo siguienteBanda sonora de Lady Bird: Escúchala en Spotify
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta