Compartir

Desde el primero minuto La forma del agua sorprende. La protagonista Elisa, interpretada por Sally Hawkins, despierta, se despereza, prepara un año, hierve tres huevos y se mete al agua. Ni bien ingresa se masturba. La rutina se repite día a día.

TAMBIÉN LEA: Conozcan al actor que interpreta al hombre anfibio en La forma del agua

Un detalle bastante revelador del personaje que tiene una justificación por parte del director, Guillermo del Toro.

Quería mostrar la forma en que sueña con agua, usa agua para hervir sus huevos, y luego se va y se mete en el agua, se masturba, se calienta los zapatos y se va a trabajar. Una rutina perfectamente aceptable según cualquier estándar

Además que este tipo de escenas no se ven frecuentes en el cine.

Estamos acostumbrados ya sea a nunca representar la sexualidad femenina, ni a representarla de una manera glamorosa y artificial. Pensé que la mayor parte de la sexualidad en la película no tiene glamour. Incluyendo el momento en que se juntan, el anfibio y ella, se hace de una manera muy humana, abarcadora y naturalista. Realmente se trataba de hacer que la audiencia poco a poco se enamorara de la criatura

Compartir
Artículo anteriorUna mujer fantástica: Qué posibilidades de Óscar tiene
Artículo siguienteEnrique Victoria y su vida de película
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.