Compartir

Reynolds Woodcock tiene una rutina. Toma un buen desayuno y aprovecha para diseñar nuevos modelos para sus clientes. Nadie lo puede interrumpir. Salvo su hermana. Si pones mantequilla en tu tostada estás molestando. Si pones té en tu taza estás perturbando su tranquilidad. Y si preguntas ¿acaso ya no sabes la respuesta? ¿ya te lo dije? ¿parece que no has escuchado? El protagonista de El hilo fantasma ha ideado un método para crear y trabajar en paz. Así que la forma de llamar su atención, solo es recurriendo a una situación extrema. Y así lo hace la mujer que llega a su casa.

TAMBIÉN LEA: Guillermo del Toro explica la escena de la bañera

El hilo fantasma es la nueva película de Paul Thomas Anderson (Petróleo sangriento, El amo, Magnolia) que tiene de regreso a Daniel Day Lewis al cine, después de su impresionante actuación en Lincoln de Steven Spielberg. En esta historia el actor interpreta a un diseñador creativo, genio, solicitado por la realeza británica. Ama a su padre, tiene en su hermana una buena socia e intenta encontrar el amor en la inspiración que le generan las mujeres para sus diseños.

No quiere ser un maniquí

el hilo fantasma

Desde el primer minuto de la película se plantean rutinas. Se enfocan detalles. Se describe el plan diario del protagonista. Hasta que llega una mujer que lo inspira. Su próxima modelo: Alma. El problema es que ella no está dispuesta a convertirse en un maniquí. Lo quiere y está dispuesto a doblegarlo bajo cualquier método para tenerlo a su lado.

El plan de Woodcock se interrumpe cuando ella irrumpe. Y en verdad se deja someter. Si ven la película y la analizan pueden terminar concluyendo que todo sale bien para ella. Porque él parece no sentirse igual. No quiere que nada cambie, pero igual cede. ¿Acaso en verdad la ama?

La historia te impacta y más aún con el trabajo de los actores. El personaje de Daniel Day Lewis se vuelve insoportable, hiriente y por momento vulnerable. Mientras que la interpretación de Vicky Krieps como Alma es frágil, ingenua, pero hábil por momentos. Mientras que Lesley Manville es la hermana que toma las decisiones correctas. Solo hace lo necesario por su hermana. No se despeina, porque sus palabras son suficientes.

Cada diálogo es una lucha, los colores, las texturas complementan esta historia atípica de amor. Una película que mereció una mayor atención en la última ceremonia de los Óscar.

Reseña Panorama
Excelente
Compartir
Artículo anteriorGanadores del Óscar 2018: Una noche fantástica para Chile y México
Artículo siguienteÓscar 2019: Conozcan las películas que competirán por el premio
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.