Compartir
Óscar Catacora en el rodaje de Wiñaypacha.

Wiñaypacha se alista para presentarse den el festival de Guadalajara. Su director Óscar Catacora nos cuenta sus expectativas, el futuro de Wiñaypacha y el estreno de la película que se viene este año. Además de su próximo proyecto, más ambicioso que su primera cinta.

TAMBIÉN LEA: Cine peruano en quechua y aymara destaca en festivales

¿Se van a presentar en el festival de Guadalajara en los siguientes días? Qué expectativas teniendo en cuenta las buenas presentaciones en el festival de Lima la mención especial en Uruguay

Sí. Nos han programado para el día 12, 13 y 14. Es la primera vez que una película con estas características con temática andina y cultural, que habla del hombre del Ande puede exhibirse sobre todo en un país como México que tiene culturas similares.

¿Cómo hacen el contacto para llegar al festival de Guadalajara?

Estamos participando gracias a una invitación para enviar la película y en base a eso fuimos seleccionados.

¿Van a ir al estreno?

Sí, mi persona junto con el productor, Tito Catactora. Y en estos días estamos haciendo las coordinaciones. Porque queremos hacer una buena presentación, porque no pudimos asistir a Uruguay. Es un espacio que no podemos desaprovechar.

Importan los premios o es una oportundiad para mostrar la película

Siempre he dicho que los premios de alguna forma dividen. No todo el mundo tiene esta posibilidad, nosotros tenemos el apoyo del Ministerio de Cultura. Este es nuestro punto de apoyo. Pero estamos seguros que otras producciones no han tenido el mismo nivel de apoyo en sus países. Los premios están para reconocer el trabajo no solo del director, sino también del equipo de producción.

Qué viene después de Guadalajara

Hemos sido seleccionados la semana pasada para participar en el festival de Chicago. Estamos a punto de cerrar otros festivales orientandos al mercado europeo donde hemos recibido invitaciones. Queremos estrenar la película en espacios que tengan su nivel y categoría.

wiñaypacha

Se abren camino en los festivales, pero en el circuito comercial hay una fecha de estreno.

Ya tenemos una especie de contrato de una distribución, pero estamos a la espera que se concrete la fecha. En poco tiempo tendremos la fecha de estreno. La idea es que se estrene este año.

¿Será a nivel nacional o solo en Lima? Porque generalmente película pequeñas como la tuya solo se estrenan en la capital y se descuidan las regiones.

Está sujeto a la disponibilidad o a la predisposición de los programadores. Porque con una película como Wiñaypacha, que tiene un público reducido, es complicado ingresar en una buena cantidad de salas. Esperemos que esté en algunas salas de Lima, Puno y Juliaca, y ojalá en Arequipa, Cusco.

Lo ideal es que se garantice su estreno en Puno y Juliaca donde se hecho la película.

Exactamente. Creo que sí. Ya hemos tenido unas conversaciones previas y me han dado un visto bueno para la película.

Cuál es tu próximo proyecto

Culminamos este proyecto el año pasado, estamos impulsando este nuevo proyecto, aunque no es nuevo, porque queríamos que esta sea nuestra primera película. Tratará sobre la rebelión indígena de 1780. Estamos en busca de financiamiento.

Es un proyecto más ambicioso, más grande

Sí, es de gran envergadura, porque es necesario hacer este tipo de producciones. Son importantes las películas minimalistas, pero también producciones de gran envergadura. Últimamente se han visto producciones pequeñas, pequeña entre comillas porque no es fácil hacer una película, y es importante hacer este tipo de proyectos.

¿Estas preparado para este proyecto que a diferencia de Wiñaypacha es más grande?

De hecho no. Siempre fue mi primera inspiración, mi primer motivo, siempre quise que fuera mi primera película, pero por circunstancias de la vida no se ha podido sacar este proyecto. Pero estamos con esas ansias de poder realizar. También sé que no será fácil porque tiene sus partes complicadas como financiamiento, requiere más cantidad, y también más movimiento técnico y artístico.

¿Será rodada en aymara?

Puede ser hablada en dos idiomas: español, quechua o aymara, estamos viendo.

De alguna manera Wiñaypacha ha puesto en tribuna el aymara que es una lengua que se está perdiendo en uso

El hecho que se haya hecho en aymara nos da una oportunidad de mirarnos nosotros mismos, de mirar nuestra cultura, nuestro pasado y también lo cual nos ayudará a orientar al futuro, y conservar estas lenguas. Tratemos de valorarlo, pero con honestidad, porque muchas veces se aprecian fotos de un museo, pero no se hace nada por ellos. Existe una falsa valoración de la cultura andina. A mi me gustaría que Wiñaypacha se pueda estrenar en todos los rincones del país porque es una película nuestra, peruana, no solo por técnicos de Lima, sino también por equipo técnico que en su mayoría viene de provincias. Es una expresión artística, cultural, que viene de lo más profundo. Pero estoy seguro que no tendrá esa cabida, porque las personas que tienen al mando los cines no han podido madurar lo suficiente.

Pero también está el público que gusto mucho de este tipo de películas.

Somos conscientes, no podría exigir al público que vea el tipo de cine que hago como Wiñaypacha, pero hay películas de relevancia, que son importantes que sean visibilizadas.

Leí algunas entrevistas que Wiñaypacha se inspiró en una historia de tus abuelos.

En una parte de mi vida viví con ellos y eso se plasma en la película, pero más allá de eso, la historia relata sobre los ancianos que viven olvidados en las zonas alejadas del Perú. Soy comunicador y estuve trabajando en la universidad en zonas rurales, donde he visto una fuerte migración del campo a la ciudad. Solo han quedado ancianos abandonados con sus animales, con lo que tiene a su alrededor. Pocas veces reciben la visita de sus hijos.

Cuál es el problema, los hijos no regresan porque pierden identidad o es que el cariño es débil

Más allá de abandonar los padres, creo que es el problema del abandono de la tierra, pierden su identidad, pierden el amor por la tierra, por la familia e incluso pierde el amor por la naturaleza. La película habla sobre eso. Ya no se valoran mucho las tierras del campo, por esa razón se ve a las comunidades muy abandonadas, deshabitadas y es lo que hemos querido plasmar en la película.

 

 

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEscucha la canción de Llámame por tu nombre
Artículo siguienteLa rueda maravilla
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta