Compartir

El estreno de Wiñaypacha de Óscar Catacora vino precedido de buenas reacciones obtenidas en el festival de Lima. Además de premios conseguidos en los festivales de Guadalajara y Mar del Plata.

TAMBIÉN LEA: Califican de obra maestra a Wiñaypacha

Cuando se estrenó en el festival de Lima en el 2017, fuera de la competencia oficial, fue una sorpresa. Llevando a muchos a comentarla bien en redes sociales.

Créanme que esas reacciones están completamente justificadas. La película es buena. Cuenta la historia de dos ancianos viviendo a cinco mil metros sobre el nivel del mar en Puno. Viviendo es un decir, porque prácticamente sobreviven. Y están aferrados a la esperanza que su hijo regrese y cuide de ellos. Cada mal o castigo de la naturaleza se consolaba con la esperanza del retorno del heredero. “Si estuviera aquí, nos ayudaría”, añora la madre. No pierde las esperanzas, aunque la realidad diga lo contrario.

UN RETRATO DE ALTURA

Wiñaypacha no solo retrata esta historia tan común, y desafortunadamente real, en las alturas de Puno, como en cualquier barrio peruano, sino su rutina y espacio.

Para los espectadores es un escenario nuevo, porque este Perú se desconoce. Ya sea por racismo, discriminación o por esa mirada obtusa de contemplar solo aquello que nos rodea creyendo que el Perú es así y así es en el resto de las regiones. Nada más falso. Porque este país es una suma de realidades y pensamientos que muchas veces queremos ignorar.

RECURSOS TÉCNICOS AL TOPE

Esa descripción en la pantalla grande se combina bien con recursos técnicos donde destaca la fotografía y sonido. Personalmente no voy a olvidar esa escena de la lluvia. Parece que el cielo explotara al ras del suelo y se escucha excelente en el cine.

PODEROSO MENSAJE

Los protagonistas no tienen experiencia en actuación, pero su trabajo y los pocos diálogos nos ayudan a entender esta historia con un mensaje tan actual y visto en todos los escenarios socioeconómicos del Perú. Cuando llega la vejez, también viene el abandono. Si el adulto mayor ya no contribuye o encaja en una familia, simplemente se le aisla en un rincón hasta que llegue el día de su fecha de vencimiento.

EL CINE REGIONAL NO DECEPCIONA

Buena película Wiñaypacha. Bien lograda y entre otras cosas destierra ese prejuicio hacia el cine hecho en regiones, donde se cree no hay talento ni recursos técnico ni actoral, cuando las mayores decepciones, pese a tener todo a su favor, vienen de la capital.

Reseña Panorama
Muy buena
Compartir
Artículo anteriorPositivas reacciones para Los vengadores: Guerra infinita
Artículo siguienteLa canción de La casa de papel: Escucha Bella ciao
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta