Compartir

En teoría Los vengadores: Guerra infinita no parecía posible. Cómo reunir a todos los superhéroes estrenados en la pantalla grande en una sola película. Parecía una locura y olía a fracaso. Pero sucedió.

TAMBIÉN LEA: Todo lo que se viene en la secuela Los vengadores 4

Marvel encontró a los directores que hicieron lo posible: Los hermanos Russo. Nos entregaron quizás la mejor película de Marvel: Capitán América, Soldado de Invierno. Luego mejoraron con Capitán América: Guerra Civil, donde empezaron a reunir a todos Los vengadores posibles. Y ahora asumieron el reto de juntar a toda la familia para enfrentar al villano más poderoso del universo Marvel: Thanos.

La ejecución es buena. No vemos a todos interactuando como una gran familia alrededor de una mesa. Sino que formaron equipos para ese objetivo. Por un lado Ironman, Spiderman, El Doctor extraño y parte de Los guardianes de la galaxia. Por otro Capitán América, Hulk, Pantera Negra, La bruja escarlata, Visión, Falcón, Máquina de Guerra y La viuda negra. Y otro integrado por Thor, Rocket y Groot.

No había necesidad de juntarlos a todos en una sola toma, porque la integración de los equipos no solo se hizo estratégica para vencer la mayor amenaza sobre el universo, sino también ayudó a contar mejor la historia de esta película.

Cuando había acción, tensión y humor, la cinta se sentía mejor. Pero cuando ingresaba en diálogos y reflexiones (principalmente en la mitad) se hacía más lenta.

Lo mejor de la película está en el arranque ya que nos dice que todo puede pasar. Nos presenta a un villano feroz capaz de todo para alcanzar sus objetivos. Él no negocia, porque simplemente se hace su voluntad.

Y desde que los hijos de Thanos atacan Wakanda, casi los últimos 45 minutos, también mejora hacia un final que deja helados a los espectadores.

EL VILLANO THANOS

Pero Los vengadores, Guerra Infinita es buena gracias también a su villano: Thanos. Quizás sea el mejor que haya ofrecido el universo cinematográfico de Marvel. Trabajan bien en sus intenciones y lo exponen como un político cualquiera capaz de todo por mantener el poder. Porque Thanos es bastante político. Su discurso lo podemos escuchar en aquellos que justifican el fin como el punto máximo a llegar bajo cualquier medio.

Y la leyenda que lo ubicaba como el personaje más poderoso del universo no es teoría. Porque en la película se le ve implacable. Los vengadores apenas pueden sacarle una gota de sangre. No son nada a su lado.

Gracias a este villano, es que Los vengadores: Guerra Infinita se hace fascinante, agradable, agotadora y por momentos brillante.

Los hermanos Russo nos ha regalado una de las mejores películas de Marvel. Lo mejor para empresa es que han dejado con ganas a muchos de ver su próxima secuela en el 2019.

Finalmente destacar el trabajo de Thor, La bruja escarlata a quien la aprovechan mejor en las escenas de acción, Hulk, Spiderman y El doctor extraño.

Vayan a verla al cine. Recomendable.

Reseña Panorama
Buena
Compartir
Artículo anteriorLos vengadores 4: Qué se viene en la secuela (Spoiler)
Artículo siguienteWiñaypacha: Así se hizo la película a cinco mil metros de altura
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.