Compartir

Van cinco episodios y la crueldad en la segunda temporada de El cuento de la criada va a la enésima potencia. Se parece a los inicios de Juego de Tronos donde todos parecían ensañarse con los pobres Stark.

TAMBIÉN LEA: Seis diferencias entre El cuento de la criada y la serie

Aquí la víctima se llama June, una rebelde de la república de Gilead. Un estado de ficción pero con paralelos muy similares a los visto en la vida real. Aquí los hombres viven una rutina normal, pero las mujeres tienen más obligaciones que derechos. Su voz no cuenta. Porque en Gilead solo sirven para atender al esposo, cuidar la casa y los hijos. Aunque hay otro subgrupo de mujeres, inferiores en la escala social, que funcionan como reproductoras. Dan a luz a hijos que las parejas privilegiadas no pueden concebir. Ellas son las criadas.

June se rebela al statuo quo. Lo intenta en esta segunda temporada, pero la crueldad de Gilead se muestra en todo su esplendor. Aquí te contamos por qué.

Castigan a sus aliadas

 

Al final de la primera temporada, June lideró una pequeña revuelta. Su amiga Janine se opuso a entregar a su bebé e intentó matarse, con él, desde un puente. Frustraron el suicidio, pero igual ordenaron un castigo: lapidarla. June y compañía se opusieron. Su desobediencia tenía que sancionarse. A unas les pusieron las manos en el fuego, a otras les cortaron la lengua, y así castigos severos, según la Biblia.

Asesinan a sus aliados

June intentó huir. Porque hay una organización rebelde cuyo objetivo es destruir Gilead. La criada se apoya en ellos e intenta fugar. No pudo. La encontraron. Pero a uno de sus aliados lo colgaron, a su esposa la convirtieron en criada y a sus dos hijos los entregaron a otras familias. A June le mostraron el cuerpo colgado de su aliado. Qué crueldad.

Le quitaron al amor de su vida

En la primera temporada la jefa de la casa obliga a June y el chofer, Nick, mantener relaciones sexuales para concebir un hijo, porque su marido no podía. Es estéril. Sin embargo se enamoraron. Hasta ahora dura el amor. Sin embargo le encontraron una pareja a Nick a quien obligaron a casarse. La ceremonia se hizo delante de June. Crueldad a la potencia.

Las colonias para rebeldes

Este sector de Gilead recibe a las rebeldes. Trabajar en las colonias es morir lentamente. Todas se encargan de limpiar desechos radioactivos sin ninguna protección. Veamos como cada una va muriendo lentamente, sin ser sometidas a algún tipo de tratamiento médico.

La vida contra June

La criada lleva su embarazo. Lo asume. Pero las señales de un aborto se asoman. No se desespera. Quiere que la interrupción del embarazo continúe. Y ella lo acelera con una caída desde el segundo piso de su casa. Quiere acabar con todo y con ella. Pero la medicina se encarga de frustrarle sus planes.

El cuarto rojo

el cuento de la criada

Pero si la rebeldía continúa y estás embarazada, te meten a un cuarto rojo. Te encadenan. Solo te alimentan hasta que alumbres al bebé. Luego a las colonias. Eso quisieron hacer con June.

Ven como la temporada de El cuento de la criada se vuelve cruel. Por esta razón es que algunas mujeres han decidido ya no ver la serie.

Pero lo peor estaría por venir. Antes del estreno de la serie, la actriz, Elisabeth Moss, quien interpreta a June en El cuento de la criada hablaba sobre estas escenas.

Hay una escena muy oscura más adelante en la temporada, y fue cortada un poco porque no necesitaba ser gratuita

El cuento de la criada se inspira en la novela de Margaret Atwood. Aunque todo el texto se adaptó en la primera temporada. Solo unos detalles de la obra se ven en esta segunda temporada. Esta etapa de la serie es libre.

Así que prepárense para lo que viene.

Compartir
Artículo anteriorLa hora final y Pacificum en Netflix en junio
Artículo siguientePelículas peruanas en Netflix: 9 títulos disponibles
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta