Compartir

Rosa Chumbe lleva una rutina triste. Siempre tiene un rostro serio. Parece que no sonríe. Pero hay dos placeres que la sacan de esta oscuridad: los anticuchos y los chistes del gordo Cassareto.

TAMBIÉN LEA: “Rosa Chumbe está hecha para hacer sentir al espectador”

La película Rosa Chumbe se estrenó en el 2017 y representó al Perú en el Óscar en la categoría a mejor extranjera. El gordo Cassareto está incluido en esta cinta como una válvula de escape a la vida de Rosa, como lo señaló el director, Jonathan Relayze.

Creo son dos válvulas de escape que ella tiene. La comida, por un lado, y por otro ver el programa del gordo. Creo que es una representación de las vías de escape de mucha gente porque muchos ven programas como Esto es guerra para reírse o Al fondo hay sitio para reírse. Al peruano siempre le ha gustado reírse o comer rico a pesar de tener un mal día.

El gordo Cassareto aparece dos veces para ponerle un poco de alegría a la vida de Rosa a través de su programa “El show del gordo”. Aquí sus chistes:

1

Está el papá conversando con su hijo

-Hijo: Papá, mira una cucaracha gay

-Papá: Por qué

-Hijo: Es que recién salió del closet

2

Habían un niño que recién salía del colegio. Tenía su libreta con varios rojos.

“Dios mio, cómo entró a mi casa, me matan”, dijo el niño. “Mi mamá está cocinando. Si entro por la puerta principal y de puntitas, voy a sala, no me ve, y entro a mi cuarto”, planeó.

Así lo hizo…pero la mamá lo vio. “Ven acá”, le dijo. Le quitó la libreta de notas y muy molesta exclamó: “05 en conducta…espérate que salga tu papá de la cárcel”.

3

Tengo un pata  que le dicen avenida Tacna….porque para todo el año con el turrón.

4

Había que estaba un borracho y se mete a un hotel.

-Chino: Buenas noches, este es un hotel

-Recepcionista: Sí es un hotel

-Chino: ¿Se puede alojar?

-Recepcionista: Sí, se puede alojar

El chino vomita

Hay una tercera escena donde el gordo Cassareto le da una advertencia a la protagonista para una escena clave.

El director de la película siempre lo quiso tener en la cinta.

El gordo estaba en el guión desde un principio. Fuimos hablar con él. Primero conseguimos una carta donde aceptaba que estaba interesado en la película, luego fuimos a un concurso de Dafo (Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios) y no nos salió, al año siguiente tampoco. Luego hablamos, en el tercer año, después que ya salió. Hemos postulado varias veces con la carta del gordo, pero en el momento en que salió recién hablamos con él y se definió su participación.

Descansa en paz, Casaretto.

Compartir
Artículo anteriorDiego Boneta y la escena que calentó Twitter
Artículo siguienteLando: El actor detrás del personaje
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.