Compartir

final de los americanos

El final de Los americanos fue trágico. No hubo lágrimas, ni escenas dramáticas, altamente melosas con frases para recordar en la posteridad. Porque no todo terminó como lo esperaban los espías rusos. Terminaron con el corazón destrozado.

TAMBIÉN LEA: La canción de la última temporada de Los americanos

Los americanos es una serie de seis temporadas transmitida en Latinoamérica en el canal FX. Dos espías rusos, casados y con dos hijos, tienen la complicada misión de monitorear todas las actividades del gobierno norteamericano. Tienen que engañar, vivir una doble vida y hasta matar para conseguir sus objetivos. Este miércoles 30 de mayo, la serie subvalorada por el público y aplaudida por la crítica, llegó a su final.

En el final de Los americanos, Phillip y Elizabeth Jennings, reparan que el FBI los atrapó. Ya saben quienes son. Por eso deben huir a Rusia. La decisión a tomar es si viajar con sus dos hijos o dejarlos. Deciden irse con la mayor, Paige, a quien ya asimilaron en el espionaje ruso. Al otro, Henry, lo dejaran en un internado donde destaca en el deporte y los estudios. Además no es uno de ellos. La decisión la toma el padre quien adora a su hijo, pero considera necesario dejarlo. “Él pertenece aquí”.

Los tres están listos para irse, pero los descubre Stan, amigo de la familia. Él sabe quienes son. Phillip se la juega. Apela la corazón para hincarle una duda en el corazón (“Tu novia, Stan, es uno de los nuestros….o quizás no”) para que lo deje ir junto a su familia. Stan conmocionado, accede.

Todo parecía que resultaba como la mayoría de sus planes: un éxito. Pero en este caso no fue así. No salió como lo esperaban. Van los tres en un tren a Canadá, superan los controles, pero Paige los sorprende y se baja. Decide quedarse. Así que Phillip y Elizabeth tienen que regresar a Rusia solos. Sin sus hijos. Cuando desde el inicio, y poniéndose en esta hipotética situación, los cuatro debían retornar a Rusia.

Que triste, no. Vivir solos en su tierra, pero sin sus hijos. “Me siento raro”, le dice Phillip. Y a consuelo, Elizabeth, le responde: “Ellos nos recordarán”.

Por qué los separaron

La decisión de dejarlos partir sin problemas a Rusia, pero sin los hijos obedece a una decisión de los escritores. Ellos consideraron que los Jennigs debían pagar un precio. Aunque sea muy alto. Así lo sustenta, Joel Fields, uno de los guionistas de la serie.

No creo que jamás tengamos una versión donde ambos chicos vayan con ellos. Siempre fue que los chicos permanezcan o uno u otro se quede. Siempre va a ver un gran precio que pagar por ellos.

Fields agrega que este final estaba pensado desde el inicio. Solo varío la forma como se contó. Porque no se pensó en un tren al inicio. Hubo versiones con un avión, con varios carros, etc. Pero al final decidieron el tren.

Joe Weisberg complementa a su compañero y asegura que llevarse de uno de los chicos no fue un precio suficiente.

Gran parte, cuando solo fue un chico, no fue lo suficiente duro. No fue suficientemente trágico. El precio que ellos estaban pagando no fue suficiente, perder un hijo no es un precio muy lato, pero nosotros escribimos eso. Corrimos eso en nuestras cabezas, y no nos pegaba lo suficiente. Necesitamos golpear con mucho fuerza para que ustedes no podría levantarse más adelante. Intentamos (con un chico) y nosotros no lo teníamos. Y luego probamos con ambos chicos, y lo teníamos.

Así se gestó el final de Los americanos. Se mantuvo frío hasta el final. No hubo escenas desgarradoras ni lágrimas. Ni cuando se despidieron de Henry o le dijeron la verdad a Stan. Las decisiones de los personajes se hicieron en forma práctica. Aunque el final sea agridulce.

Vean esta serie. Bastante recomendable. Y el final de Los americanos recién se vería en Latinoamérica, en los primeros días de este mes de junio.

Compartir
Artículo anteriorFinal de Los americanos: La canción de la última temporada
Artículo siguienteSoltera codiciada: Reacciones a la comedia peruana
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.