Compartir

los americanos

Los americanos es una serie de espías rusos. La misión de estos agentes fue, mientras duró la temporada, infiltrarse en los Estados Unidos. No tenían límites ni reglas. Pero sí estilo.

TAMBIÉN LEA: ¿Renee es una espía rusa?

Usaban pelucas, algunas muy raras, bigotes, barbas, lentes o cualquier implemento que los ayudara a ocultarse. Pero combinaban estas prendas con botas o elegantes sacos largos.

En la última temporada, Elizabeth, una de las protagonistas, interpretó a una enfermera. Usó una peluca con el cabello rizado, lentes enormes y ropa rosada. Además transmitir docilidad y servicio porque cuidaba a una mujer con cáncer. Aunque en realidad buscaba acercarse al esposo por información.

Phillip, otro de los protagonistas, usó una peluca con poco cabello y bigote para representar a un piloto. Además de portar un traje en ese cargo. Y en otras ocasiones se vestía con un estilo vaquero para conquistar a la hija de uno de los directores de la CIA.

Jenny Gering, una de las diseñadoras de vestuario de la serie, destacó que desde el inicio no querían convertir el show en una exhibición de modas. Sino ceñirse a lo necesario. Recurrieron a conocidas marcas Brooks Brothers, Madewell, Theory o Old Navy. Y representaron varias épocas. Porque Los americanos inicia en los 50 y termina en los 80. En todo ese periodo hubo bastantes cambios.

Katie Irish, otra de las diseñadoras de vestuario, confiesa también que confeccionaron las prendas teniendo en cuenta su funcionalidad en las tareas de los espías. “Probabamos con una falsa dentadura, pero a ella no le permitió trabajar”, recordó.

También comentó que en varias oportunidades ambos actores protagonistas intercambiaron algunas pelucas.

Compartir
Artículo anteriorCanciones de Soltera Codiciada: Lista disponible en Spotify
Artículo siguienteEl legado del diablo: La cinta de horror con buenas críticas
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.