Compartir

El cine peruano podría ser víctima de censura si se aprueba el proyecto de ley 02987/2017-CR presentado por un grupo de congresistas de Fuerza Popular.

TAMBIÉN LEA: Catorce películas sobre terrorismo

El cuestionamiento principal a esta iniciativa legislativa radica en un párrafo del artículo 9 del referido proyecto de ley:

Los proyectos seleccionados no podrán incurrir en apología del terrorismo, se considerará un aspecto favorable para la selección de proyectos que no enaltezca ninguna forma de abuso, violencia física y/o psicológica u opresión al ser humano

El Estado peruano realiza concursos anuales para destinar recursos a películas peruanas. Este párrafo condicionaría el subsidio.

La inclusión de apología del terrorismo podría prestarse a una excusa de censura ya que un sector de gobernantes considera que ciertas películas enaltecen a grupos terroristas como Sendero Luminoso y MRTA.

Un ejemplo claro está en La casa rosada de Palito Ortega. El filme retrata las torturas infringidas por un grupo de militares a población civil en Ayacucho durante la época del terrorismo. La cinta fue calificada como proterrorista. Incluso la actriz, Karina Calmet, pidió no verla porque tergiversaba los hechos. Aunque su comentario tuvo un efecto contrario.

TAMBIÉN LEA: La casa rosada sí existió no es ficción

Sin embargo la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) certificó la existencia de la Casa Rosada. Mientras que el Poder Judicial sentenció a los responsables de ese ilegal centro de detenciones e interrogatorios, aunque los condenados están fugados.

Si el proyecto fujimorista se aprueba, entonces en el cine peruano cintas como La casa rosada no recibirían apoyo del Estado.

Ni tampoco La última tarde de Joel Calero. Tampoco Magallanes ni La hora azul cintas que hablan de militares torturadores arrepentidos buscando a sus víctimas. Probablemente tampoco Tarata de Fabrizio Aguilar quien retrató el entrenamiento que hacían los terroristas a niños secuestrados. Varias cintas del cine peruano quedarían fuera.

La boca del lobo de Francisco Lombardi pasó por una situación similar. Su película cuenta como un grupo de militares abusa de la población civil durante un estado de emergencia. Esa película no gustó a los militares. Así lo recordó Lombardi en El Comercio.

En la reunión, un grupo de generales y coroneles me intentaron “explicar” el contenido de mi película (hablaban de “mensaje” en realidad) y me acusaban de que era una invitación a la violencia terrorista: interpretaban que la decepción del personaje de Vitín –al final dirigiéndose sin rumbo en el crepúsculo– era un evidente mensaje a su enrolamiento al ejército senderista (por los reflejos rojizos del atardecer se iba a unir a los “rojos”) y, por lo tanto, constituía una apología del terrorismo

Pero al final La boca del lobo se estrenó y denunció el otro lado de época que un sector conservador del país no quiere ver ni reconocer. Porque para este grupo un sector de los militares no cometió crímenes, sino excesos. Pues esos “excesos” ya fueron sancionados y castigados severamente por el Poder Judicial.

TAMBIÉN LEA: La casa rosada, la última película de Palito Ortega

Por otro lado si hablamos de “de proyectos que no enaltezca ninguna forma de abuso, violencia física y/o psicológica u opresión al ser humano”, el Estado peruano tampoco apoyaría, por ejemplo, a ninguna de las cintas de Django.

Por lo pronto el mencionado proyecto de ley ha generado rechazo de varias asociaciones de cineastas y críticos. La iniciativa fue presentada el 8 de junio y aún no ha sido debatida en comisión.

Compartir
Artículo anteriorLos vengadores guerra Infinita supera los dos mil millones de dólares
Artículo siguienteDumbo reúne a Tim Burton con los chicos Batman
Haciendo un flashback reparé en que siempre he visto películas. Me acuerdo de Furia de Titanes; de las cintas de vampiros que no me dejaban dormir; de Quo Vadis y todas las cintas de Semana Santa. Y hasta hoy, ya mayor, me siguen acompañando. Las películas son mis mejores amigas. La compañía en ratos de soledad y, por momentos, las respuestas a las dudas generadas por nuestra cabeza. La idea de esta página no es más que compartir lo que me gusta con ustedes e invitarlos a disfrutar, como yo, de este arte.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.