Compartir

En 1976, hace 42 años se estrenó Todos los hombres presidente, película basada en el libro del mismo nombre. El filme fue dirigido por Alan J. Pakula, protagonizado por Robert Redford y Dustin Hoffman. Mientras que el texto fue escrito por Carl Bernstein y Bob Woodward.

TAMBIÉN LEA: La escena del durazno según el libro Llámame por tu nombre

Todos los hombres del presidente es una historia detallada del caso de espionaje ordenado por el gobierno de Richard Nixon contra los demócratas para asegurar la reelección de Nixon. Los detalles se conocieron gracias a investigaciones periodísticas en particular realizadas por The Washington Post al mando de los reporteros, Carl Bernstein y Bob Woodward. Los averiguaciones activaron un escándalo que terminó con la caída de Nixon quien renunció antes de caer en manos de un juicio político, anunciado por el Congreso norteamericano. A todo este asunto se le bautizó, y se conoce hasta hoy, como el escándalo Watergate.

La película se basa en este importante episodio de la historia de los Estados Unidos. Aunque no abarca muchos detalles del libro, sí cuenta bien el proceso de investigación periodística.

La estructura del texto consiste en ir descubriendo los hombres responsables del espionaje. Poco a poco van llegando hasta la Casa Blanca. La misma se mantiene en el filme.

Todos los hombres del presidente fue recibida bien por la crítica y obtuvo ocho nominaciones al Óscar, pero ganó en tres categorías: actor de reparto, sonido y dirección artística.

El libro es un clásico y una biblia para los estudiantes de periodismo. Porque detalla cada técnica, estrategia y recurso usado por los periodistas para llegar a la verdad.

Sin embargo no todo llega a la película. Se quedan algunas líneas. Aquí las mencionamos.

NO SE LLEVABAN BIEN

Los periodistas protagonistas, Bob Woodward y Carl Bernstein, iniciaron la investigación por su lado. Hasta que repararon que ambos tenían datos sobre el escándalo Watergate. Antes no se llevaban bien.

Bernstein consideraba que Woodward podía conseguir buenos datos, pero no era un buen escritor. Mientras que había cierto desdén de Woodward hacia Bernstein porque escribía notas sobre rock. “Cuando se enteró que Bernstein , de vez en cuando, también escribía comentarios sobre música clásica, solo pudo aceptarlo con dificultad”. señala el libro.

Mientras que Bernstein creía que Woodward ascendió en el The Washington Post más por sus contactos, que por su talento.

No trabajaron juntos hasta el escándalo Watergate. Un episodio de segundo se ve en la película donde Bernstein (Hoffman) le quita las hojas a Woodward (Redford) y reescribe el artículo.

LAS REPRESALIAS DE NIXON

Este detalle no se ve en la película. Los gobernantes siempre encuentran mecanismos dizque democráticos para acorralar a los medios. Nixon lo hizo aprovechando un error de los periodistas. Ambos intentaron sacar datos de los integrantes del jurado que presidía las investigaciones del FBI. Según las leyes norteamericanas, no se puede presionar al jurado. Así que los periodistas fueron llevados a juicios por este desacato. Afortunadamente no fueron condenados, sino, en cambio, recibieron un llamado de atención. Pero la misma suerte no corrió la gente del Times, que también investigaba este caso, porque a su abogado lo metieron al calabozo, por resistirse a entregar notas y documentación relacionado al caso investigado.

En la película se habla sobre la advertencia de Garganta Profunda acerca de espionaje electrónico al medio. Pero se obvia las represalias iniciadas por Nixon y corroboradas por Garganta Profunda.

MEMORIZAR NÚMEROS

Todos los hombres del presidente

Bob Woodward consiguió acceso a los datos personales del jurado. Cuando lo llevaron a esa documentación le advirtieron que no podía copiar. Así que no le quedó otra opción que memorizarlos. Luego inventaba cualquier excusa e iba al baño donde anotaba nombres, domicilios y números telefónicos en su libreta. Lo hizo en tres oportunidades. Pero no sirvió de mucho, porque luego reparó en que no era el jurado que investigaba el caso Watergate.

En la película se incluye una técnica interesante. Bernstein se comunica con un abogado y le pide corrobar un dato. El letrado no quería hacerlo, así que Bernstein le propone: “Voy a contar hasta 10, si usted corta antes, entonces sabré que la información es falsa, de lo contrario es verdad”. El profesional cortó la llamada, después de contar 10.

SIGUE EL DINERO NO ESTÁ EN EL LIBRO TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE

Los hombres del presidente.

La frase sigue el dinero no está en el libro Todos los hombres del presidente, sino que se incluyó solo para la película. En verdad ahí estaba la clave, porque a través del dinero ubicaron a los hombres del presidente involucrados en este escándalo.

OTROS MEDIOS

Si bien The Washington Post se lleva el mérito, también otros medios investigaron el escándalo Watergate, e incluso publicaron, en unas oportunidades, mejores informaciones y exclusivas que The Washington Post.

GARGANTA PROFUNDA

El verdadero Garganta Profunda.

Garganta Profunda aparece en la película, pero te da la impresión que poco o nada contribuía a la investigación. En el libro Todos los hombres del presidente tiene más relevancia y se detalla, por ejemplo, que su rol solo se limitaba a confirmar informaciones, hasta que las averiguaciones empezaron a llegar a la Casa Blanca. Cuando Nixon aparecía como encubridor esta conspiración, todo se puso más tenso.

En la película hay una escena donde Woodward recibe una carta en medio de los periódicos enviados a su departamento. Así nace la relación con Garganta Profunda. En el libro no se detalla esta toma.

En conclusión, si quieren más detalles sobre el escándalo Watergate lean el libro Todos los hombres del presidente. La película está bien. Aunque si no conoces el caso probablemente te pierdas con nombres y otra información.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.