Compartir

el cuento de la criada

El penúltimo episodio de la segunda temporada de El cuento de la criada tuvo un giro inesperado. Combinado con citas bíblicas y amor. Ese episodio no hizo más que evidenciar la crueldad de un gobierno que somete a débiles y muestra los primeros chispazos de gente que empieza a construir un camino de libertad.

TAMBIÉN LEA: Escucha está conmovedora canción de El cuento de la criada

La historia no estuvo dedicado a June o Ofred, sino a Eden. La pequeña esposa de Nick a quien todos esperábamos un papel más antagónico. Sin embargo su corazón la traicionó. Fue víctima del amor. Se enamoró en un régimen que tiene a este sentimiento como principal enemigo.

Abandonó a su esposo, por una nueva pareja. Aunque a Nick no le importaba, porque su corazón está comprometido a June, hay reglas por cumplir en Gilead. Eden las rompió y debe morir.

Su condena: morir ahogada en una piscina. Le colocaron unas cadenas a los pies. También a su novio. Pero antes le pidieron arrepentirse. Qué hizo ella, recitó esta bonita cita bíblica de Corintios 13:4-7:

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta

Luego muere. Todos lloran. Se indignan. Pero nada pueden hacer en esta dictadura. Hasta el frío corazón de Serena se conmueve. Bota todas las lágrimas que le quedan y parece conciliarse con June.

Le pide dar de lactar a su pequeña hija, pero antes recita otra cita bíblica que corresponde a Isaías 49:25:

Pero así dice Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos

¿Serena se está conmoviendo? No creo.

 

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.